LAS RELACIONES ABIERTAS

LAS RELACIONES ABIERTAS

LAS RELACIONES ABIERTAS 469 1280 AnaCastroLiz

Cada vez, son más las parejas que prueban otras formas de relacionarse, ¿es el fin del romanticismo-monógamo?

Brad Pitt y Nicole Porturalski es una pareja recientemente formada, donde el actor y la modelo alemana, aparte de la diferencia de edad (el tiene 56 y ella 27 años) cumplen otra peculiaridad, ella está casada, sí, algo extraño de entender para la mente de los mas tradicionales.

Algo está pasando en la duración de las parejas monógamas, las personas cambian más de pareja que de foto perfil del Facebook, sucediéndose en un breve periodo de tiempo rupturas, duelos y nuevas parejas, sin dejar tiempo a desintoxicarse. Nadie quiere estar solo y a poder ser, a falta de uno a quien querer o por quien ser correspondido, mejor que sean dos a quién atender.

Se han vuelto más cotidianas este tipo de relaciones, pero ¿son la alternativa para que relaciones largas rompan la monotonía y se puedan “entretener” con otras personas? ¿El poliamor y las relaciones abiertas será lo normal a partir de ahora?

La gente más joven tiende a ser más abierta y huyen del compromiso por no parecerse a lo que han visto seguramente en sus padres, y pasan de centrarse en solo una cosa a la vez, tiene poca tolerancia a la frustración y al rechazo, gozan de un nivel de paciencia muy bajo, y quieren vivir muy deprisa, todas estas razones pueden desembocar en este tipo de experiencias amorosas.

No te inquietes porque en este articulo conoceremos estos asombrosos conceptos tan novedosos para ti, y que tanto pueden surgir en el mundo rural como en el urbano.

¿Qué son las relaciones abiertas?

Cuando una pareja no considera la monogamia necesaria para mantener su unión de forma sana y estable, pactan la posibilidad de mantener relaciones con otras personas. Pueden desde tener solo sexo o compatibilizar una relación supuestamente “estable” con una o más personas aparte de la previa y contando a la pareja de origen cuáles son sus citas y con quién está. Para que funcione esta situación, que para muchos se puede definir como, “cuernos consentidos”, es prioritario instaurar una serie de normas, lo más explícitas posibles, y cumplirlas para no llevarse sorpresas ni que sufra la relación ya establecida. 

 Si tu pareja te lo propone, ¿qué harías?

Aquí no existen los secretos, ni las mentiras, ni tener que poner excusas o buscar quien te cubra las espaldas, en este tema ambos conocen lo que sucede y que les lleva a: disfrutar de otras relaciones esporádicas o no, tener aventuras sexuales y “amigos con derecho” o incluso hacer intercambio de parejas, con la libertad de vivir lo que uno necesita, sexual o afectivamente sin perder de vista a su pareja originaria.

La mitad de los hombres y mujeres, según datos estadísticos han sido infieles por lo menos una vez en su relación de pareja, luego están los que quieren ser infieles y no lo son porque no encuentran con quién, y las parejas que no tienen sexo y siguen conviviendo juntas, ósea muchas de las parejas que tienes a tu alrededor y crees que son ideales, no lo son. Una relación abierta te ofrece una posibilidad de vivir sin sentimiento de culpa y sin renunciar a la estabilidad de tu hogar, eso es en la teoría y visto desde fuera, pero si tu pareja te lo plantea, ¿qué le dirías?

Los riesgos para terminar en ruptura son altos por mucho que en una de las normas seas: no enamorarse del “nuevo”. Además ¿cómo te comes los celos, las inseguridades de compararte con el “nuevo” y las ganas de preguntar y saber todo lo que hizo tu pareja “con pelos y señales”?

No todo el mundo está preparado para disfrutar de una relación de este tipo, tiene mucho que ver la moral, ética y valores personales con los que cuentes. Siempre existe el riesgo de engancharse sexualmente del “nuevo” y alejarse afectivamente de la pareja.

¿Cuándo funciona?

Lo primero que piensas cuando te lo plantea tu pareja, es: “ya no me quiere”, “no le gusto ni me desea”. Suele ser el caballero quien lo propone a su pareja, aceptándolo ella, mayoritariamente por temor a que se acabe la relación.

Para que una situación de este tipo funcione, es necesario que se cumpla lo siguiente:

  • Tener el mismo deseo de pactar una relación abierta.
  • Poner el mismo grado de confianza, sinceridad y ser prioridad uno para el otro.

Pasos a seguir

Debes conocer los siguientes pasos para que funcione:

1. Analizar en el momento en el que os encontráis como pareja. Si pretendéis salvar vuestra relación de esta manera porque estáis atravesando una crisis de monotonía, o es que no tenéis sexo, o si es por ampliar nuevas alternativas.

2. Nunca debéis hacerlo si uno de los dos se siente obligado o por contentar al otro. La finalidad tiene que ser la de aumentar el bienestar de ambos y ser felices. Solo sale bien si por conjunto se desea hacerlo.

3. Poner vuestras propias normas y límites de lo os podéis permitir y lo que no.

4. Ser extremadamente comunicativos. Ser abiertos a la hora de expresar vuestras necesidades, pensamientos, y emociones de una forma sincera, con empatía, y fomentando mucha seguridad para que no existan malos entendidos.

5. No pueden existir celos ni egoísmo.

6. Es vital ser sincero con el “nuevo”. Debe saber que situación tenéis como pareja y en el lugar que ocupará el/ella.

7. Y lo más importante es proteger y cuidar de vuestra relación cada día.

 Te guste o no este tipo de relaciones, es algo que seguirá sucediendo. La sociedad juzga más a quién funciona de esta manera que al que es infiel o ningunea a su pareja. Todavía nos falta mucho para avanzar con el concepto de amor y no tener tantas expectativas hacia el concepto “ideal de relaciones de pareja”, porque existen muchas heridas por sanar con respecto a la infancia sobre el vínculo establecido con los padres, y desarrollar más autoestima para descubrir lo que es amar, respetarse y aceptarse de verdad a uno mismo para luego poder sentirnos unidos con verdadera conciencia hacia la persona decimos querer o ser felices sin buscar una relación sentimental.

Articulo escrito 19 septiembre 2020 para El PROGRESO de Lugo 

Dejar una Respuesta