El Progreso

EL SÍNDROME DE HOUDINI

EL SÍNDROME DE HOUDINI 469 1280 AnaCastroLiz

Las personas que no están preparadas para implicarse emocionalmente tienen tendencia a desaparecer de la vida de los demás sin inmutarse

El síndrome de Houdini da nombre a un patrón de comportamiento_ en honor al mago húngaro Harry Houdini, que tenía la capacidad de desaparecer en sus espectáculos_ pues bien, algunas personas ante la posibilidad de comprometerse en; ciertas obligaciones, en trabajos, en actividades o en relaciones de pareja, que inicialmente pueden mostrar tener un gran interés (quizás desmesurado) pero llegado el momento, necesitan “ausentarse” sin más, sin darte explicaciones y dejándote totalmente atónito por ello.

La huida o desaparición, es un mecanismo de evitación que permite a una persona no tener que enfrentarse a ciertas situaciones, evitando toda responsabilidad de tener que implicarse emocionalmente, por lo que esta tendencia conlleva consecuencias serias para mantener relaciones sanas y duraderas.

El miedo a lo desconocido y la inseguridad surgen en estas personas “Houdinis”, que, al conectar con determinados traumas, tienen que actuar de esta manera.

El Patrón de Respuesta

Un mago de la huida, nunca se responsabilizará de sus emociones, ya que no es consciente de que tener que huir, es su reacción a sentir “miedo a algo”, pero sí que se dan cuenta que sienten incomodidad en una situación y por eso se marchan. Si no es capaz de afrontar ese temor, a la larga acabará aislándose emocionalmente, se sentirá con: ansiedad, decepción, frustración y con mucho sentimiento de culpa por su comportamiento.

Este patrón de respuesta en las relaciones personales se suele expresar de las siguientes maneras:

  • Evita el contacto físico, rechazándote afectiva y sexualmente. Cómo no sabe cómo romper contigo, prefiere evitarte que tener una conversación sobre la relación, y todo por no discutir.
  • Evita el contacto visual, no prestándote atención cuando le trasmites algo tuyo importante. Suelen aparentar que te están escuchando, en cambio puedes observar como tienen la mirada perdida en el infinito, como si lo que les estuvieras contando no tuviera la mínima importancia para ellos.
  • Muestra enfado por todo, o dice a todo que no. Cómo tiene problemas para exteriorizar lo que siente, se bloquea y entra en un círculo negativo-tóxico.
  • Es Narcisista y Egoísta. No sabe organizar o planificar actividades en grupo y no muestra interés por lo que no tiene que ver consigo mismo, necesita el absoluto protagonismo en todo, por eso lo que no le interesa lo aparta de su vida.

Tipos de Huidas

Una persona Houdini, puede huir de 3 diferentes maneras:

  • Huir físicamente, marchándose de un lugar, de una convivencia, de una fiesta, sin dar más explicación, pero también puede tener la modalidad de la
  • Huida emocional, donde se queda a tu lado como pareja, en las apariencias, pero es frío afectivamente, te miente para no tener que implicarse en obligaciones, te da excusas para no participar en las responsabilidades que tenéis como pareja con: la organización de la casa, cuidado de los hijos o aportar económicamente, por ejemplo.
  • Huida social, donde el Houdini no comparte su vida social, con la vida privada o laboral, es decir, establece un distanciamiento emocional desde el principio de la relación, y así privarse de tener reacciones que le fomenten más vínculo emocional como, por ejemplo: no presentar a la pareja a las amistades y que ésta apenas sepa nada de su vida social ni laboral, etc.

¿Cuáles suelen ser sus Excusas?

Algunas excusas muy típicas de una persona Houdini, son las siguientes:

  • Utilizan su timidez para protegerse.
  • Se fijan en los defectos ajenos para tapar los propios y así no muestran la envidia que sienten.
  • Discuten con facilidad y quieren quedar por encima siempre.
  • Son caprichosos como si fueran unos niños pequeños, solo desean cubrir sus necesidades.
  • Manipulan todo para conseguir lo que realmente quieren.
  • Dramatizan, se victimizan y utilizan el sentido del humor “irónico” para tapar sus sentimientos tan fragmentados.

¿Tu pareja es un “Houdini”?

Una persona que convive con alguien así, puede sentirse gravemente dañada mostrando sensaciones propias de duelos no-elaborados como: no darse cuenta que está con alguien de este tipo y minimizarle lo que hace, sentirse culpable por que su pareja no le presta atención y estar todo el día enfadado por ello. Este tipo de personalidades desata grandes inseguridades dañando aún más la autoestima de parejas que suelen, curiosamente ser, mucho más empáticas y comprensivas, con tendencia a ser dependientes emocionales.

Hacer un “Houdini” es similar al concepto del “ghosting”, la diferencia es que éste último es cuando una persona desaparece de tu vida de forma virtual, porque has establecido una relación simplemente por las redes sociales, o solo os comunicais por wasap casi más que en directo, y desaparece de tu vida dejando de contestar a tus mensajes o también puede terminar bloqueandote de las redes sociales sin más, dando así por finalizada la relación sin que puedas explicarte o entender lo que está pasando.

Para poder ayudar a una pareja Houidini y saber cómo encajar esta situación debes de:

  1. Identificar el comportamiento de “huida” de tu pareja, para que te des cuenta que es fruto de su mecanismo de evitación del miedo y no es tu responsabilidad porque hagas algo mal.
  2. Entender cuáles son sus razones por las que se originan esas huidas.
  3. Ayudarle a enfrentarse a sus miedos sin juzgarlo por ello.
  4. Reforzar su autoestima para que sienta seguridad.
  5. Ofrecerle una relación estable, intentando no entrar en demasiados conflictos.
  6. Hablarle de forma respetuosa y afectiva.
  7. Buscar ayuda profesional si no avanzáis.

Artículo escrito 17 septiembre 2022 para El Progreso de Lugo

EXCLAVOS DE LA «PRISA»

EXCLAVOS DE LA «PRISA» 469 1280 AnaCastroLiz

La tecnología nos ha generado impaciencia y nos está robando humanidad de cómo saber comenzar una nueva relación de pareja

 

La necesidad de no perder ni un segundo de nuestro tiempo suele acarrear efectos secundarios, entre ellos tener prisa por todo y ser terriblemente impaciente.

Si a todo eso le juntamos la deseada “inmediata gratificación” nos podremos encontrar con la búsqueda incansable de algo, que cubra nuestros vacíos. Eso va a influir en que perdamos interés en esforzarnos por conseguir metas a largo plazo, por ejemplo. Todo esto viene a explicar lo que sucede hoy en día, a la hora de “ligar” ya sea por aplicaciones de citas o en las redes sociales o incluso en directo.

La presión impuesta de “querer tener pareja a toda costa” puede hacerte tomar decisiones equivocadas y que sea tu subconsciente el que decida, sin tiempo a reflexionar o elegir con conciencia lo que más te conviene porque se ajusta verdaderamente a ti.

Vivimos presos de desear una inmediatez

 afectiva o sexual

Me explico, cada vez estamos más enchufados a vivir una realidad en la que nuestros deseos sentimentales están insatisfechos y se multiplican, si alguien no te hace caso, no pasa nada, hay 200 perfiles más para escoger, puedes observar tantas personas según sus fotos, sus datos o lo que cuentan “tener”, pero sin pensar mucho más allá, lo que significa entablar una conversación interesante o sobre lo que realmente quieres desarrollar a la hora de conocer a esa persona.

En este artículo pretendo ofrecer una reflexión sobre la prisa y no saber lo que se quiere, el daño que todo esto ocasiona a nivel personal, social y por supuesto como están funcionando los inicios de muchas relaciones de pareja, en estos tiempos tan súper raros.

 

Neurociencia

El bombardeo de información invita a consumir, a quererlo todo, a tener que comprar sin necesitar lo que se adquiere, fomentando que estos sean los valores por los que nos tenemos que guiar.

Será muy difícil que viviendo todo esto desde nuestra más tierna infancia, podamos pensar o creer que hay otras maneras de existir. Nuestras estructuras cerebrales no son ajenas a este caldo de cultivo y se desarrollarán más aquellas estructuras que están relacionadas con: la inmediatez, con la no-tolerancia a la frustración, con la no-demora de la gratificación, etc. Minimizando de esta manera el desarrollo de nuestra corteza prefrontal que tiene que ver con: la planificación, la síntesis, la capacidad para reflexionar y ser más conscientes de lo que hacemos y sentimos.

Cuando pierdes tu capacidad de decidir aprendes a vivir deseando “tener” cosas y/o personas.

El problema es que los que realmente “influencian” a la mayoría de las personas son gente que funciona así, solo se quieren a sí mismos y buscan su gratificación inmediata a través de la consecución de sus metas sin darse cuenta ni pararse a pensar, reflexionar, ni mucho menos conectar con lo que sienten.

¿Sabes esperar?

Somos seres sociales, y venimos a este mundo para relacionarnos y empatizar con los demás, tenemos un sistema de “neuronas espejo” que nos ayudan a sentir lo que la otra persona siente, nuestras estructuras cerebrales están capacitadas para: ser solidarios, tolerantes, respetar, confiar, colaborar y llegar a acuerdos, etc.

Estamos tan absorbidos por nuestros hábitos que no nos permitimos cuestionarlos. Todo lo que te está indicando tu aburrimiento o la necesidad de tener algo, porque sí, es lo desconectado que estás de ti mismo.

Relacionamos la palabra “tener que esperar” con algo negativo, y por eso queremos huir de esa espera, porque desesperamos, y verdaderamente lo que hay que aprender de todo eso es a cultivar la paciencia.

Las personas “si, pero no”

Es muy importante saber elegir desde el deseo que te puede surgir al conocer a una posible pareja y no, desde la necesidad imperiosa de tener una pareja, ya que esta última surge de la dificultad de estar con uno mismo en soledad.

 Necesitar algo, muestra muchas carencias. No tener pareja, no implica ser carente. Las personas con carencias establecen relaciones dependientes porque no logran convivir consigo mismas y buscan en la pareja una fuente de alimentación emocional.

Enamorarse de alguien que no sabe lo que quiere es lo más peligroso que te puede pasar, si estas con una persona que un día se vuelve loco por quedar, por ejemplo, en las primeras citas y luego desaparece, es que teme el compromiso. Si aparece como si no pasara nada, al tiempo, pero no quiere exigencias  ni dar muchas explicaciones, no organiza planes, parece mostrarte interés por momentos, pero no habla de sus sentimientos, posiblemente sea un narcisista, que solo busca satisfacer sus propias necesidades sin tener en cuenta las tuyas.

La indecisión e indiferencia de una persona que no sabe lo que quiere te generará tanta ansiedad y frustración que terminarás sintiéndote utilizado.

Si no hay respeto, ni comprensión, ni responsabilidad desde un comienzo, difícilmente podrá desarrollarse una relación sana, plena y feliz.

Debes tener muy claro hasta qué punto estas dispuestos a entregarte.

 

Amar a medias y a ratos no es amar.

 Las características más típicas de una personalidad “sí pero no” son estas:

  • Necesita constantemente que le gratifiques por todo y le apruebes sus ocurrencias. Aquel que no sabe lo que quiere tiene una muy baja autoestima. Necesita que tú seas su apoyo constante.
  • Carece de objetivos personales, cambia de opinión y muestra inmadurez afectiva.
  • Su falta de seguridad personal da lugar a personalidades; celosas, desconfiadas, y que son negativas, además de mostrar una necesidad de querer controlarlo todo.

Lanzarse a iniciar una relación con alguien que no ha invertido en su propio autoconocimiento o en su crecimiento personal, y que está repleto de miedos, además de ser incapaz de saber lo que quiere en una relación, puede ser la peor de tus decisiones.

Si este verano te surgen nuevos romances y quieres una relación estable, procura averiguar todas estas premisas.

 

Artículo escrito sábado 23 julio para El Progreso de Lugo

 

LA PERSONALIDAD NARCICISTA

LA PERSONALIDAD NARCICISTA 469 1280 AnaCastroLiz

Cuanta más información poseas sobre cómo son los rasgos de la personalidad narcisista, mejor sabrás donde te estás metiendo

Un rasgo muy importante en una relación de amistad o pareja, es sin duda; el respeto y la comunicación.  El problema de las relaciones personales es sobre todo, cuando te topas con personas que tienen un sentido desmesurado sobre sí mismos y una profunda necesidad de atención excesiva para quedar siempre por encima de quién sea y ahí es cuando nacen los conflictos.

Vamos a diferenciar dos conceptos:

  • La personalidad narcisista es aquella persona que utiliza a los demás para satisfacer sus deseos y no aplica empatía en sus relaciones, se cree único y busca ser recompensado constantemente. El mito de Narciso, habla de un varón que se ahogó al intentar besar su propia imagen reflejada en el agua.
  • El narcisismo patológico o Trastorno Narcisista de la Personalidad, afecta atan solo el 1% de la población, y sucede cuando esos rasgos de personalidad impiden llevar una vida normal a una persona, tiene muchos conflictos en sus relaciones interpersonales debido a su frialdad afectiva y quiere ser el centro de atención constantemente.

Sabido esto, entiende que existen personas “narcisistas” y personas con un “trastorno narcisista”. Las primeras si pueden cambiar su conducta con terapia y las segundas …

Los 3 Subtipos y cómo son en las relaciones de pareja

A los narcisistas les cuesta mantener relaciones estables amorosas. Pudiera ser que tu pareja sea un narcisista y no te des ni cuenta, porque has normalizado su comportamiento. Nadie de repente se convierte en “narcisista” ya que ha sido así toda su vida, pero al principio de la relación suele mostrar lo que le interesa para atraparte en sus redes.

Cuando aparecen las crisis o típicos problemas de la vida que pueden amenazar lo que desea el narcisista, para hacer frente a ese desafío, es cuando muestra toda su artillería manipuladora y le ves mejor “el plumero”.

Existen 3 subtipos que pueden identificar a nivel de relaciones de pareja y son los siguientes:

  1. Exhibicionistas/Encubiertos

Son esas parejas a las que les gusta ser el centro de atención. Tienden a dominar las conversaciones, disfrutan contando historias y dando consejos. Cuando se sienten inseguros, empiezan a “machacarte” infravalorándote. Se creen especiales y que siempre tienen la razón. Están «por encima» de todo el mundo. Se enfadan rápidamente y carecen de empatía emocional. Pueden burlarse cruelmente de alguien y ser totalmente ajeno a sus reacciones.

Devaluarán a otras personas cuando no puedan obtener la admiración que desean, o cuando se sientan criticados. Si deseas detectar este rasgo en alguien, ¡llévalo al límite y observa su reacción!

  1. Parásitos

Quieren ser «especiales», pero están en conflicto y no saben cómo destacar. Generalmente han sido criados por un padre narcisista exhibicionista que los humilló cruelmente siempre, provocando que su egocentrismo fuera tapado. Temen que otras personas vean sus defectos y los ataquen como hizo su papá con ellos. Se sienten especiales cuando presumen de lo que consiguen sus parejas pero como si ellos fueran los precursores de ese éxito.

Tienen tendencia a devaluarse a sí mismos, por lo que son los que siempre acaban pidiendo disculpas, pero con condiciones. Si critican a alguien será a sus espaldas, no tienen agallas de dar la cara para reprender públicamente a nadie.

  1. Tóxicos/malignos

Quieren dominar y someter a sus parejas, poseen una ligera tendencia sádica y disfrutan lastimando a otras personas. Están enfadados llenos de ira por no conseguir sus sueños, que suelen ser bastante imposibles de alcanzar, envidian al que tiene lo que quiere y se divierten “jorobando” a otras personas. Nunca te darán un cumplido y todo te lo van a criticar.

Les encanta ver a los demás sentir vergüenza. Quieren ser temidos, para sentir lo que ellos interpretan como “tener el poder en la relación”.

Detecta a un narciso en 5 minutos

Una personalidad de este tipo intentará controlarte desde el primer momento, porque en realidad busca que tú lo admires y lo atiendas en todo. Los cambios de ánimo son muy típicos de un narcisista ya que así pone a prueba si su pareja está dispuesta a ajustarse a él, sin tener que criticarlo.

Por naturaleza, los narcisistas atraen a gente empática porque así se asegura de que puede comportarse como le viene bien. No te harán ni una sola pregunta sobre ti o tus necesidades, solo desean que tú tengas muy claro lo que él quiere y necesita. Buscan una pareja que “sea su mamá o papá” y que los rescate.

Ser consciente sobre las señales del narcisismo en las primeras etapas de una relación es absolutamente imprescindible porque podría prevenir el desarrollar relaciones destructivas. Si no te han quedado muy claro las señales que te he mostrado anteriormente, pregúntale a una persona lo siguiente: «¿Eres narcisista?» o “qué opinas de los narcisistas?”. Y a ver que te responde, ya que si no estuviera afectado por esta patología lo definiría como algo negativo y su contestación sería crítica y de rechazo, un narcisista no tendrá reparo en reconocer parte de su arrogancia.

¿Cómo manejar a un narcisista?

Estas personas pueden tener dos tendencias: una sería la de rodearse de personas más vulnerables para que dependan de ellos y así asegurarse que alguien les va a cuidar o reunirse con gente que piensa como ellos, aunque esto evidentemente suele acabar mal por el conflicto que surgirá con “la lucha de egos”.

Tener una relación con un narcisista puede convertirse en una misión imposible, ya que te sentirás manipulado constantemente y explotado afectivamente, cuanto más tiempo pases a su lado, tu autoestima se evaporará y tendrás que cambiar tú para adaptarte a esa persona.

Una de las mejores soluciones es aprender a poner límites y distanciarse lo más posible de este tipo de personas, solo puedes controlar cómo puedes comportarte y responderle tú pero no puedes modificar como tiene que comportarse él.

Un narcisista necesita conflicto y desequilibrio para que existir, si le ofreces ambas cosas estarás perpetuamente pegado a él, si le ofreces aburrimiento y serenidad en tus actos, se alejará y te dejará en paz, ¡tú decides!

 

Artículo escrito 9 abril 2022 para El Progreso de Lugo y Diarío de Pontevedra

¿TU PAREJA PREFIERE A SU FAMILIA QUE A TI?

¿TU PAREJA PREFIERE A SU FAMILIA QUE A TI? 469 1280 AnaCastroLiz

¿Es normal que tu pareja anteponga a su familia de origen a tus propias necesidades?

Todo lo que una pareja espera de su relación, como puede ser el amor que se tienen, es posible siempre y cuando protejan su espacio vital de intromisiones de terceros. Sus objetivos se cumplirán al desarrollar una gran intimidad, y no me refiero solo a tener sexo, sino que, ambos tienen que dar prioridad a sus proyectos de vida, colaborando juntos.

Se suele perder espacio si aparecen hijos, entonces ahí es cuando nace el concepto de familia. En ese momento la pareja queda desdibujada de su propio espacio. Por eso es muy importante saber qué espacio ocupa cada uno en la relación, para luego saber cómo compartir las responsabilidades en esa nueva familia.

En este artículo me voy a centrar en cómo saber ponerle limite a las familias de origen: a los padres y a los suegros, algo que suele interferir y estropear el funcionamiento de una relación amorosa, ¿qué sucede cuando un miembro de la pareja es incapaz de establecer un compromiso más auténtico por no saber separarse de sus padres?

El Patrón de Relación Inseguro

Llega un momento vital en que una persona tiene que “abandonar el nido” y empezar su vida de forma independiente, saber realizar este trance de forma correcta también es un proceso que implica madurez.

Depender emocionalmente de la familia de origen, según la edad tengas, puede suponer un impedimento para poder llegar a formar tu propia familia o disfrutar plenamente de una relación de pareja sana.

Tal y como te relaciones con su familia, puedes desarrollar un patrón de relación hacia las parejas con mucha inseguridad. A veces, sin darnos cuenta y de forma inconsciente, los progenitores transmiten ciertos miedos, haciéndote ver como el lugar más seguro: el hogar, a alguien criado de esta manera, le será muy difícil establecer vínculos emocionales porque lo vivirá todo con mucha desconfianza.

Una persona cuya familia le ha dado la suficiente confianza y seguridad, le facilitará el hecho de establecer nuevas relaciones emocionales, que se acabarán convirtiendo en igual o más importantes que la familia. 

La Familia Política

Reflexiona si te sientes identificado con lo siguiente:

  • Los papas de tu pareja suelen plantarse en vuestra casa sin avisar, sin tener en cuenta vuestros planes simplemente; porque a ellos les viene bien en ese momento, porque quieren ver a sus nietos o por cualquier cosa, etc.
  • Tu pareja está más pendiente de su mama que de ti, la llama constantemente por teléfono y le pide consejo por todo.
  • Tus suegros no te tienen en cuenta para nada, y eres el ultimo que me entera de cualquier decisión que toman entre ellos y tu pareja.
  • No puedes hacer ningún movimiento sin contar con la familia de tu pareja.
  • Tu pareja va a comer todos los días con sus padres y siempre quiere estar metido en la casa de ellos, lo acompañes tu o no.

¿Te suceden alguna de estas situaciones a ti?

No tiene que ser un requisito indispensable para ser feliz con tu pareja, que te tengas que llevar bien con tus suegros, pero puede ser un gran problema si ocurre esto:

  • Si tu pareja no es capaz de establecer límites con sus padres y te demuestra una clara preferencia, mostrando cierto infantilismo en sus explicaciones para justificar porque tiene que pasar por encima de tu opinión, para quedar siempre bien con ellos.
  • No sientes su apoyo en ninguna de tus propuestas y te hace sentir “fuera” de lo que habéis creado como pareja.
  • Cuando no es capaz de llegar a acuerdos para beneficiar a todas las partes y tampoco a ti.

 ¿Qué puedes hacer?

Si tu pareja antepone a sus progenitores por delante de ti, y valora más su opinión, es normal que te sientas desplazado, pero si aún le quieres y te gustaría saber cómo solucionar y abordar la situación, te ofrezco las siguientes estrategias:

        1. Exprésale cómo te sientes

Es importante que tu pareja tenga conocimiento de tu malestar, que sepa que comprendes la importancia que le da a su familia, pero que es vital que entienda lo desplazado que te encuentras, y cómo te hace sentir el hecho de que su familia vaya siempre antes que tú.

       2.Utiliza la asertividad y empatía

Háblale de manera correcta y madura, no le montes un “pollo” ni uses la agresividad, comunícale cuáles son tus necesidades en la relación, que no le estás prohibiendo verlos, sino que quieres buscar un punto de encuentro para potenciar vuestra relación.

        3. Negocia

Intenta encontrar un equilibrio negociando vuestros momentos especiales para los dos, para ir a cenar juntos o que un fin de semana al mes intentaréis hacer un plan solos o cuando tenéis que organizar planes con los amigos. Podéis ir combinando los planes de pareja con el tiempo dedicado a vuestras familias o amistades u otras actividades.

        4. Fechas especiales

Puedes acompañar a tu pareja a ciertas reuniones familiares que sean especiales, pero no tienes que ir siempre, si él quiere pasar mucho tiempo con ellos, no permitas las intromisiones y que cada uno pueda decidir libremente.

La importancia de poner limites

Establecer unos límites claros fortalece las relaciones de pareja, al trabajar juntos en equipo es cuando surge la confianza. Cuando uno se va de casa, la prioridad se la debe de dar a su propio núcleo familiar, su familia de origen debe pasar a un segundo plano. Cada miembro de una pareja debe saber cómo marcar los límites a su propia familia y hablarlo juntos, desde el respeto de cada núcleo familiar que seguramente tendrá diferentes valores, principios y costumbres.

Poner límites a los propios padres es muy sano para la madurez personal, ya que cortar el “cordón umbilical” te ayudará a hablarle a tus padres en una posición de “adulto a adulto”.

Si tus padres se enfadan o no les gusta que no les tengas tanto en cuenta, procura aplicar con respeto tus acciones y firmeza, al final aceptarán tus reglas porque no les quedará otro remedio.

Artículo escrito 12 marzo 2022 para El Progreso de Lugo

LOS FOTO-PAJEROS

LOS FOTO-PAJEROS 469 1280 AnaCastroLiz

¿Es moralmente incorrecto masturbarse al deleitarse con la foto de alguien ajeno a tu vida por Instagram?

Exhibir fotos por las redes sociales, mostrando “partes del cuerpo” que en tiempos pasados podrían ser censurables, hoy en día, están de lo más normalizas, convirtiendo de esta manera a cualquier mortal, en un protagonista de una portada del VOGUE particular, en su perfil social, sin necesitar ser un famoso. Lucir “cacho” te sube la autoestima hasta el cielo y más allá.

Los más tímidos, ya sea por tener unos determinados principios o por temer las críticas de los que se asoman a sus redes sociales, pueden ser los más reservados a la hora de enseñar, pero eso no quiere decir que no participen en todo esto de la imagen que se expone en Instagram. Son los protagonistas de este artículo por ser anónimos, y por pasar desapercibidos, además saben apreciar la belleza como nadie. Los “voyeristas” de las redes sociales, saben analizar las fotos de los demás con absoluta diseminación, por envidiar la valentía de los que se muestran o por querer copiar esa estética pero la realidad es que muchos son unos “foto-pajeros”, les encanta masturbarse espiando a personas súper- guapas.

¿Cuándo un simple mirón se convierte en voyeur?

El voyeur se caracteriza por la contemplación de personas desnudas o manteniendo relaciones sexuales, consiguiendo así una excitación, que puede terminar en masturbación inmediata (o más tarde, al recordar dicha escena). El riesgo de ser descubiertos actúa, a menudo, como un catalizador de la excitación. En estos tiempos que vivimos, con miles de estímulos por todas partes, los voyeurs del siglo XXI se excitan con una cara anónima, con que lleves puesta ropa sugerente, o como si vas totalmente vestido, y eso no tiene que ser prejudicial, al contrario, es maravilloso poder contemplar belleza en detalles que para muchos otros pueda pasar desapercibido.

El problema surge cuando, esa conducta es compulsiva y que solo consigue dicha excitación por tener sexo de esta manera: observando o añadiendo en su imaginación lo que falta en la escena y eso es lo que se considera un trastorno parafílico. Lo patológico surge cuando este comportamiento se convierte en la actividad más importante de cada día, queriendo hacerlo cada vez más y necesitando más estímulos para poder ser saciado, de forma muy frecuente, o si esa actividad es interrumpida por lo que sea, y el voyeur se comporta ansioso, deprimido y con pensamientos obsesivos, sobre cuando poder hacerlo de nuevo.

 

El problema surge cuando, solo se consigue excitación esta manera

 

Las redes de la lujuria

En los 90 se usaban revistas o pelis porno para conseguir pasar un buen rato a solas con tu “cinco a uno”, en los 2000 comenzaron los chats privados más “hots”, en el 2010 comenzó la especialización de páginas web y miles de peliculas para adultos con todo tipo de temáticas, esa misma libertad, se ha vuelto simple y a partir de este 2020 puede dar autoplacer solo mirar fotos; de tu vecina, conocida o de alguien accesible que puedas terminar conociendo, y sin que existan los remordimientos de gastar en otro tipo de aplicaciones o servicios que requieran un coste o implicación emocional.

Quizás puedas llegar a sentir remordimientos si conoces a esa persona, o si es la novia de un amigo, pero lo destacable de esta práctica es que cada vez existe menos sentimiento de culpa a la hora de ejecutar un acto erótico con el perfil de alguien, incluso atreviéndose a decírselo a esa persona, generando mucho más morbo y placer en poder expresar lo que deseas.

La incorrecta educación sexual (o falta de ella) a la que estuvieron sometidos los varones criados de los años 80 hacia décadas anteriores, contrarresta con la socialización, normalización y liberación de poder expresar hoy en día que masturbarse es sano.

Tanto perfiles públicos como de personas desconocidas, están sirviendo a todo tipo de foto-pajeros para alegrarles el día y sin tan siquiera caer en la cuenta del buen rato que hacen pasar por tan solo una simple mueca que han puesto, por su sonrisa pícara o una pose determinada.

 

El morbo es un lenguaje muy particular que cada uno interpreta según sus creencias eróticas

 

Preferencias mundo del Látex

Las fotos que más impacto dejan en la mente de un posible voyeur, suelen ser las de las vacaciones, porque se luce con menos ropa: con los bikinis y bañadores. Para un foto-pajero es fácil buscar perfiles de personas que viajan mucho o que solo cuelgan fotos de sus momentos de ocio, ya que ese escenario les excita más, metidos en faena (de masturbación) suelen alternar con otro tipo de imágenes o escenas que buscan por internet más explicitas o relacionadas con la pornografía y a partir de ahí, lo pasan en grande.

Cualquiera puede ser una víctima de este “mano a mano”, con mostrar un canalillo, llevar vaqueros o leggins que marquen. El caso es que el voyeur, se imagina vivir situaciones eróticas con esas personas, como será tocarlas, besarlas o tener sexo con ellas/ellos, etc.

El sentimiento de culpa

La conducta del voyeur es desadaptativa, suele reconocer que lo que hace, no está del todo bien ya que, si tiene pareja, puede sentir que le es infiel si busca estímulos sexuales ajenos a su relación.

A un foto-pajero, le es difícil poner fin a dicha conducta, cuando se acostumbra a funcionar solo con su imaginación y mente, desconecta de lo que pueda sentir su cuerpo o escuchar sus emociones, suele generar ideas donde se auto justifica para así reducir su sentimiento de culpa y buscar coherencia con sus actos.

¿Tiene solución este comportamiento? ¿Se debe dejar de hacer?

Es importante identificar las disociaciones que establece al realizar este comportamiento para superar ese sentimiento de culpa “encubierto” que padece, profundizar en las fantasías encubiertas, madurar conceptos sobre las relaciones sexuales y de pareja, aspectos entre otros muchos de la personalidad adictiva que se trabajan profundamente en una terapia psicológica.

 

Articulo 16 enero 2021 para El Progreso de Lugo

¡QUIERO QUE CAMBIES!

¡QUIERO QUE CAMBIES! 469 1280 AnaCastroLiz

Intentar que una persona se comporte como te gustaría genera mucha frustración cuando ves que no lo consigues

Es frecuente que un miembro de una pareja espere a que el otro “se dé cuenta alguna vez” y se acabe comportando como realmente desea que lo haga, incluso sin llegar a pedírselo, y siendo ésta a veces la única razón de unión, “esperar ese cambio que nunca llega”.

¿Si tu pareja no hace lo que tú esperas es que no te quiere? No tiene por qué ser así, lo que sucede es que se comporta en base a sus creencias, costumbres y principios, que no tienen por qué ser los mismos que los tuyos.

La frase “estrella” más repetida por la mayoría de las parejas que se encuentran con este problema, es: “siempre haces lo mismo, nunca cambiarás” y es realmente muy tóxica.

Pretender que tu pareja realice un giro de 180º con su forma de comportarse solo porque se lo pides, equivale a rechazarla y anularla, es como pedirle que sea quien no es, o que se convierta en otra persona.

Al pasar la primera fase del enamoramiento es cuando empiezan a aflorar los defectos, y se toma conciencia de que existen diferencias. Aprender a negociar y no dar por sentado que tu forma de percibir la vida y de hacer las cosas es mejor que la del otro o la manera más perfecta, es importantísimo, porque si tu pareja no cumple tus expectativas te sentirás frustrado. Existen muchas relaciones de pareja que llevan tiempo juntas y se basan en este comportamiento, de esperar un cambio uno en el otro, algo que nunca llega.

Puedes expresar lo que te molesta y proponer un cambio de actitud a la otra parte con críticas constructivas, pero sin acabar en la imposición del tipo de: “porque yo lo digo” o “tiene que ser así sino te dejo”.

En este artículo pretendo que entiendas por qué quieres cambiar al otro, que puedes hacer y como resolver esta situación de “las falsas expectativas”.

Expectativas e ilusiones

Las creencias limitantes irracionales del estilo de: “si me quiere cambiará”, “nuestro amor puede con todo”, son pensamientos que han surgido a raíz de películas e historias de amor muy dramáticas que llevas metidas en tu mente desde toda tu vida, creyendo que el amor verdadero consiste en tener que luchar por salvar la relación o intentar ajustarte a una persona que quizás no encaja para nada en tu vida.

Por lo que tienes configurado en tu “subconsciente” un concepto del amor y de las relaciones de pareja irreal, pero que aun así pretendes alcanzar y al no conseguirlo surge la desilusión y los conflictos.

Liberarse de las expectativas no es fácil, para eso debes analizar cuáles son tus creencias sobre el amor, y romper con esos ideales si te han hecho daño en tu vida amorosa y aprender a aceptar al otro como es, si es que ambos os beneficiáis.

¿Cambiar por ti o por él mismo?

Las terapias psicológicas sirven para ayudar a las personas a conseguir encajar otros enfoques y perspectivas distintas en su vida.

Situaciones como: la falta de respeto, abuso, desprecio o engaño no son aceptables en una relación y son muy difíciles de cambiar cuando además es algo repetitivo.

El típico: “yo soy así, me coges o me dejas” puede originar en quién lo escucha, una necesidad de tener que “transformar” al otro y por llevarle la contraria, hacer lo posible para que no se comporte más de esa forma.

No seas participe de esa dinámica tan toxica, ya que si: eres infeliz, sufres, no eres tú mismo, no te sientes respetado, y la otra persona no se plantea ningún cambio, debes cambiar tú, y romper. Cambiar es transformarse, despertar la conciencia a una nueva realidad y evolucionar, algo que no se consigue de un día para otro, sino con trabajo interior y mucha paciencia.

Para realizar un cambio son necesarias dos cosas:

  1. Darse cuenta de que se quiere cambiar y desear hacerlo con ilusión y
  2. Comprometerse con ello.

Comparte tu sentir

Utiliza estas pautas para aprender a expresar lo que no te gusta:

  1. Propón sin imponer. Coaccionar o ordenar, te colocará en una posición de “creerte superior” o en ofrecer un afecto “maternal”, ambas reacciones provocarán rebeldía o lucha, por ambas partes, y tendrá tendencia tu pareja a hacer justamente lo contrario para demostrarse a sí mismo que tiene libertad en sus actos. Si amenazas o presionas, obtendrás lo contrario a lo deseado. Utiliza frases en positivo del tipo de: “me gustaría que … “, etc.
  2. Es más importante el hecho de expresarte que desear que cambio en el otro. Decir lo que piensas te concede el derecho a manifestar tus necesidades o deseos.
  3. Distingue si lo que quieres es una preferencia o una necesidad. Si necesitas que cambie, te esclavizarás a que lo haga, y todo tu equilibrio girará en torno a ese objetivo.
  4. Revisar vuestras prioridades y valores. Lo que tú puedes ver como negativo a lo mejor tu pareja, no lo valora de la misma forma, así que debéis interpretar las realidades de una manera conjunta, dando cabida a las dos formas de ver las cosas.
  5. No te lo tomes personal. Intenta entender la intención de sus actos y donde se pudieron originar, sin atacarlo o juzgarlo por ello. Plantéale ese cambio en términos positivos:me gustaría que te comportaras asi …” para que tu pareja sepa exactamente qué esperas y por qué. Dar vueltas, una y otra vez, al comportamiento inadecuado de tu pareja, fomentará más negatividad entre ambos.

Transfórmate tú

¿Quieres que cambie para ser más feliz, o que él sufra menos, o que te sientas mejor por conseguir lo que te propones? .

Si quieres que tu pareja cambie, cambia tú, como, por ejemplo;

  • Si no te gusta cómo te habla, habla tú con respeto sin subir el tono.
  • Si un desastre con sus cosas, organiza tú las tuyas.
  • Si no sabe relacionarse socialmente o no tiene amigos, fomenta tu vida social.
  • Si hay algo de que no te gusta o te está haciendo daño, díselo, pero no busques su cambio.

Las relaciones de pareja son tu reflejo, si tú cambias, todo cambia, a lo mejor no como tú quieres, pero al menos podrás darte el derecho de evolucionar tú. Deja de luchar y pelear para conseguir que cambie, es algo que no depende solo de ti, solo eres el responsable de tus actos, pensamientos, emociones y comportamientos.

Articulo escrito 5 diciembre 2020 El Progreso de Lugo

LAS RELACIONES ABIERTAS

LAS RELACIONES ABIERTAS 469 1280 AnaCastroLiz

Cada vez, son más las parejas que prueban otras formas de relacionarse, ¿es el fin del romanticismo-monógamo?

Brad Pitt y Nicole Porturalski es una pareja recientemente formada, donde el actor y la modelo alemana, aparte de la diferencia de edad (el tiene 56 y ella 27 años) cumplen otra peculiaridad, ella está casada, sí, algo extraño de entender para la mente de los mas tradicionales.

Algo está pasando en la duración de las parejas monógamas, las personas cambian más de pareja que de foto perfil del Facebook, sucediéndose en un breve periodo de tiempo rupturas, duelos y nuevas parejas, sin dejar tiempo a desintoxicarse. Nadie quiere estar solo y a poder ser, a falta de uno a quien querer o por quien ser correspondido, mejor que sean dos a quién atender.

Se han vuelto más cotidianas este tipo de relaciones, pero ¿son la alternativa para que relaciones largas rompan la monotonía y se puedan “entretener” con otras personas? ¿El poliamor y las relaciones abiertas será lo normal a partir de ahora?

La gente más joven tiende a ser más abierta y huyen del compromiso por no parecerse a lo que han visto seguramente en sus padres, y pasan de centrarse en solo una cosa a la vez, tiene poca tolerancia a la frustración y al rechazo, gozan de un nivel de paciencia muy bajo, y quieren vivir muy deprisa, todas estas razones pueden desembocar en este tipo de experiencias amorosas.

No te inquietes porque en este articulo conoceremos estos asombrosos conceptos tan novedosos para ti, y que tanto pueden surgir en el mundo rural como en el urbano.

¿Qué son las relaciones abiertas?

Cuando una pareja no considera la monogamia necesaria para mantener su unión de forma sana y estable, pactan la posibilidad de mantener relaciones con otras personas. Pueden desde tener solo sexo o compatibilizar una relación supuestamente “estable” con una o más personas aparte de la previa y contando a la pareja de origen cuáles son sus citas y con quién está. Para que funcione esta situación, que para muchos se puede definir como, “cuernos consentidos”, es prioritario instaurar una serie de normas, lo más explícitas posibles, y cumplirlas para no llevarse sorpresas ni que sufra la relación ya establecida. 

 Si tu pareja te lo propone, ¿qué harías?

Aquí no existen los secretos, ni las mentiras, ni tener que poner excusas o buscar quien te cubra las espaldas, en este tema ambos conocen lo que sucede y que les lleva a: disfrutar de otras relaciones esporádicas o no, tener aventuras sexuales y “amigos con derecho” o incluso hacer intercambio de parejas, con la libertad de vivir lo que uno necesita, sexual o afectivamente sin perder de vista a su pareja originaria.

La mitad de los hombres y mujeres, según datos estadísticos han sido infieles por lo menos una vez en su relación de pareja, luego están los que quieren ser infieles y no lo son porque no encuentran con quién, y las parejas que no tienen sexo y siguen conviviendo juntas, ósea muchas de las parejas que tienes a tu alrededor y crees que son ideales, no lo son. Una relación abierta te ofrece una posibilidad de vivir sin sentimiento de culpa y sin renunciar a la estabilidad de tu hogar, eso es en la teoría y visto desde fuera, pero si tu pareja te lo plantea, ¿qué le dirías?

Los riesgos para terminar en ruptura son altos por mucho que en una de las normas seas: no enamorarse del “nuevo”. Además ¿cómo te comes los celos, las inseguridades de compararte con el “nuevo” y las ganas de preguntar y saber todo lo que hizo tu pareja “con pelos y señales”?

No todo el mundo está preparado para disfrutar de una relación de este tipo, tiene mucho que ver la moral, ética y valores personales con los que cuentes. Siempre existe el riesgo de engancharse sexualmente del “nuevo” y alejarse afectivamente de la pareja.

¿Cuándo funciona?

Lo primero que piensas cuando te lo plantea tu pareja, es: “ya no me quiere”, “no le gusto ni me desea”. Suele ser el caballero quien lo propone a su pareja, aceptándolo ella, mayoritariamente por temor a que se acabe la relación.

Para que una situación de este tipo funcione, es necesario que se cumpla lo siguiente:

  • Tener el mismo deseo de pactar una relación abierta.
  • Poner el mismo grado de confianza, sinceridad y ser prioridad uno para el otro.

Pasos a seguir

Debes conocer los siguientes pasos para que funcione:

1. Analizar en el momento en el que os encontráis como pareja. Si pretendéis salvar vuestra relación de esta manera porque estáis atravesando una crisis de monotonía, o es que no tenéis sexo, o si es por ampliar nuevas alternativas.

2. Nunca debéis hacerlo si uno de los dos se siente obligado o por contentar al otro. La finalidad tiene que ser la de aumentar el bienestar de ambos y ser felices. Solo sale bien si por conjunto se desea hacerlo.

3. Poner vuestras propias normas y límites de lo os podéis permitir y lo que no.

4. Ser extremadamente comunicativos. Ser abiertos a la hora de expresar vuestras necesidades, pensamientos, y emociones de una forma sincera, con empatía, y fomentando mucha seguridad para que no existan malos entendidos.

5. No pueden existir celos ni egoísmo.

6. Es vital ser sincero con el “nuevo”. Debe saber que situación tenéis como pareja y en el lugar que ocupará el/ella.

7. Y lo más importante es proteger y cuidar de vuestra relación cada día.

 Te guste o no este tipo de relaciones, es algo que seguirá sucediendo. La sociedad juzga más a quién funciona de esta manera que al que es infiel o ningunea a su pareja. Todavía nos falta mucho para avanzar con el concepto de amor y no tener tantas expectativas hacia el concepto “ideal de relaciones de pareja”, porque existen muchas heridas por sanar con respecto a la infancia sobre el vínculo establecido con los padres, y desarrollar más autoestima para descubrir lo que es amar, respetarse y aceptarse de verdad a uno mismo para luego poder sentirnos unidos con verdadera conciencia hacia la persona decimos querer o ser felices sin buscar una relación sentimental.

Articulo escrito 19 septiembre 2020 para El PROGRESO de Lugo 

LA HERIDA DEL ABANDONO

LA HERIDA DEL ABANDONO 469 1280 AnaCastroLiz

¿Cuántas veces has querido alcanzar algo en la vida, tener una pareja, ahorrar dinero o tener estabilidad y no lo has conseguido?

Quizás tus “fracasos” se deban al autosabotaje que te haces mentalmente y no a la mala suerte como creías. En este artículo pretendo abrirte los ojos del porque te sucede este tormento y lo que tienes que hacer para sanar esta herida que ha surgido por haberte sentido abandonado en tu infancia.

Las ausencias

Vamos a la deriva cuando no encontramos un sentido a nuestra existencia, o no nos gusta nuestro trabajo, igual que si de niño sentiste la ausencia de tu madre o padre, porque te maltrataba, o porque tu progenitor estaba enfermo, era alcohólico o no te prestaban atención. Si no te sientes amado en la infancia, te acarreará muchas insatisfacciones de adulto, y ese trauma hará que no seas capaz entre otras cosas de establecer relaciones estables de pareja, porque desconfiarás de sus intenciones, arrastrarás rabia o tristeza, que no sabrás como expresar y lo peor, meterás la creencia en tu mente de que no puedes ser feliz, amado o que no merece la pena luchar por tus propios sueños porque no te permitirás tenerlos.

Establecerás vínculos buscando la aprobación y el reconocimiento, o sintiendo que das más que recibes. Y esa huella se reactivará cada vez que te sientas: no escuchado, no entendido, no valorado, no mirado, no tocado o no amado y te paralizarás de nuevo.

Identifica cómo te autosaboteas

  • Existen tres mecanismos de defensa muy típicos, y son estos:

La primera es el “engaño” que te haces cuando valoras de forma equivocada tus fortalezas y debilidades, lo que puedes llegar a conseguir o lo que temes, eso hará que tomes decisiones inadecuadas. De esta manera te impondrás metas inalcanzables o te creerás a veces que eres “muy guay” cuando no corresponde, o que no vales nada de cara a los demás, aunque tus resultados digan lo contrario.

La segunda es “etiquetar” de forma pesimista todo lo que te rodea, porque solo piensas negativamente sobre ti mismo y los demás, y eso limitará tus éxitos.

Y la tercera, es el “autoabandono”, donde no darás prioridad a tus necesidades y te descuidarás emocional y físicamente (no sabrás poner limites a los demás, dejarás de mimarte, asearte, serás desordenado o impaciente,etc).

·         Además, con estas 4 estrategias de justificación te darás cuenta cómo te proteges del fracaso: 
  1. Empiezas mil cosas y las dejas a medias, o las abandonas con cualquier excusa. Si no acabas nada no tendrás la posibilidad de fracasar, ni de saber si eres capaz de lidiar con el éxito, pero tampoco conocerás el placer de conseguir tus objetivos y de demostrarte a ti mismo si eres competente o valido.
  2. Procastinas, si dejas todo para después y no te esfuerzas lo suficiente, siempre podrás echar la culpa a que no has invertido suficiente tiempo y esfuerzo, no vaya a ser que si dedicaras toda tu atención y amor a un proyecto o relación, y no saliera bien, si descubrieras que el fallo esta en ti, no lo soportarías.
  3. Eres perfeccionista, o lo haces todo impecable o no lo haces, y eso te acaba estresando. Y esto lo solucionas de la siguiente manera: atreverte a correr los riesgos que surgen en tu momento presente sean como sean y permítete ilusionarte escuchando tus deseos, esos que brotan del corazón.
  4. Vas de Don/Doña excusas, repites frases como: “ya tengo una edad para no hacer determinadas cosas”, o “no tengo tiempo, o dinero para hacer tal tarea, etc”, todos esos límites te los pones tú. Debes de hacer de tu objetivo tu prioridad y dejarte de tonterías.
Si de das cuenta que tienes todos esos comportamientos anteriormente citados, pregúntate; ¿por qué me comporto así y qué estoy sacrificando? ¿si no tuviera miedo y supiera que no voy a fracasar, qué haría?

¿Cómo sanar?

La herida del abandono puede sanarse al empezar a quererte y ser capaz de perdonar ese pasado que arrastras, y cortar como quien corta el hilo que te une a cada una de esas personas que te han provocado esa sensación de ausencia a lo largo de tu vida, y sobre todo tus papas. El desbloqueo se produce cuando hacemos consciente esta parte de nuestro inconsciente que nos está machacando, cuando rompemos creencias, y cuando nos permitimos vivir en paz con el pasado. Al detectar y transformar recuerdos traumáticos de la infancia se puede liberar la mente y encontrar el alivio emocional.

El autosabotaje es el grito de un conjunto de emociones reprimidas y no aceptadasacerca de ti mismo que has ido adquiriendo con gran fuerza desde esa herida que se ha formado en tu inconsciente. Es la parte más oscura de ti que ha tomado el control de tu vida y es en quien te has convertido. Todos esos comportamientos tan limitantes surgen para que te pares a mirar dentro de ti y modificar lo que no te hace feliz.

Algo tan esencial como aprender a cuidar de ti mismo, de priorizarte cada día para desconectarte poco a poco de la ira y del resentimiento de tu infancia, te permitirá dejar de ser cautivo de las heridas del ayer.

El autosabotaje te ha servido como un mecanismo de defensa para evitar el abandono y rechazo de tu madre.
Podrás pensar inconscientemente: «No puedo ser totalmente feliz o exitoso si mi madre está sola, triste, amargada, etc.» Este es el punto de vista del niño o niña, que aún habita en ti, ese que aún piensa que su supervivencia depende del bienestar de su mama y que ésta le ha hecho creer que debe complacerla en todo por siempre. Lo que debes superar es sobrevivir a ese abandono y rechazo, sea real o simbólico, dejando de complacer a los demás, y buscando siempre la aprobación externa.

Separa tu vida de antes a la de ahora, en tu infancia necesitabas la aprobación de tus progenitores para sobrevivir, pero ahora de adulto eres capaz de atender tus ilusiones tú solito, aunque no contenten a todo el mundo. Al apropiarte de tu valor interno debes estar dispuesto a ser malinterpretado, ignorado por los demás, pero sentirte siempre seguro y amado por ti mismo. Cuando te sanas puedes disfrutar de todo lo que reposa en tu interior que es ilimitado.

Articulo escrito para El Progreso de Lugo, sábado 7 diciembre 2019.

CONVIVIR CON UN BIPOLAR

CONVIVIR CON UN BIPOLAR 469 1280 AnaCastroLiz

La enfermedad maníaco-depresiva provoca cambios bruscos y cíclicos en el estado de ánimo

Un bipolar siente que su vida es como una noria emocional llena de inestabilidad.

Cuando un bipolar está en su fase depresiva no se acuerda de cómo es cuando está en su fase maniaca o viceversa. Son personas inmaduras e infantiles, vulnerables, muy sensibles, obsesivos y súper perfeccionistas, se les mete algo en la cabeza y no hay quién se lo desmonte, sacan sus propias conclusiones llenas de juicios propios.

Existe un desequilibrio bioquímico en el cerebro de estas personas, pero ¿Cómo podemos conocer esta enfermedad y saber porque aparece? ¿Tiene solución?

En este artículo intentaré resolver estas preguntas desde un enfoque emocional.

Maniaco-Depresivo

Cuando un bipolar está en su fase depresiva, pierde interés por sus actividades, se siente apático, duerme mal, no tiene ganas de sexo, le cuesta concentrarse o razonar, se siente culpable por todo e incluso quiere desaparecer. No se siente comprendido y se aísla.

En su fase maniaca, es eufórico, atiende a varias cosas a la vez, se vuelve más afectivo, activo y sexual, gasta en exceso, es más impulsivo y quiere divertirse. Cuando está de “subidón” no entiende como los demás no pueden compartir ese exceso de energía que posee.

El bipolar no sabe normalizar sus estados de ánimo porque no los comprende, carece de esa capacidad y, desconcertado, se vuelve aún más inestable.

Se calcula que cerca del 1% de la población mundial es bipolar, en España hay unas 400.000 personas que padecen esta enfermedad.

El origen

Los conflictos familiares pueden ser el origen de este comportamiento. Como no te hayas sentido querido de niño, ese trauma te puede dejar una huella imborrable durante el resto de tu vida. Para poder sanar un bipolar necesitará ponerle palabras a lo que le pasa, dar un significado a sus emociones, aceptarlas y luego perdonarse para poder perdonar al que cree que le ha hecho daño.

Debe ayudarse a alguien con este problema a que descubra sus potenciales, y aprenda a ser feliz, cosa que no sabe, ya que vive en el tormento. Del blanco al negro, hay una gran variada gama de colores y en esto consiste la dificultad del bipolar: su incapacidad para detenerse en todos los matices emocionales.

Frases como: “estate quieto, no te muevas, no corras, no juegues…”, suelen ser muy escuchadas por los bipolares en su niñez por parte de sus padres, o otras como si algo fuera malo: “es un niño muy bromista, o soñador, etc”. Todas estas frases se pueden convertir en grandes contradicciones en su visión de vida futura.

El bipolar está encarcelado por los momentos afectivos que observa, lo que le quita capacidad para incluir otras cosas importantes de la vida que la polaridad que lo domina en ese instante (maniaco o depresivo) no le permite ver e integrar.

¿Tu pareja es bipolar?

El estrés es algo que no lleva bien un bipolar. Aprovecha su fase de manía porque es cuando puede mostrarse más colaborador. Si tu pareja es bipolar, es buena idea crearle una rutina de tareas a nivel doméstico y de vida familiar porque eso le dará estabilidad. En sus picos de inestabilidad, no pensará lo que dice, y meterá la pata con discusiones sin sentido o no sabrá atender las necesidades afectivas que tu tengas, además es positivo que busques ayuda terapéutica, para saber llevarlo lo mejor posible y como debes hacer para poder entenderlo, y no terminar “quemándote” en la relación.

El potencial

En realidad, suelen tener una mente brillante que no han sabido utilizar de forma correcta desde la adolescencia. Un gran potencial es su capacidad de analizarlo todo, y como entiende la realidad, que le hace llegar a conclusiones únicas, sabe mejor que nadie aspectos que pasan desapercibidos para los demás. Otro potencial es su increíble creatividad, no del todo desarrollada porque ha enfocado siempre de forma equivocada todas sus capacidades. Así que una buena terapia de curación debería incluir aparte de mejorar el equilibrio personal, fomentar la asertividad, como poder ofrecer ayuda a los demás y descubrir o disfrutar de los talentos que posee.

A un bipolar se le ha metido en la cabeza, como una creencia sea cierta o no, que no recibió toda la protección, cuidados que necesitaba. Eso a nivel químico le afecta a la serotonina y dopamina, pero de modo general a como procesa y organiza sus emociones. Sus ideas son como un software en el sistema nervioso: “no me han querido porque no lo merecía y eso es porque no sirvo para nada”, etc o frases por el estilo. Así es como su autoestima, confianza, y  seguridad personal quedaron tocadas y hundidas.

Cuanto más se sienta un bipolar dueño de sus decisiones o de crear ideas, proyectos o actividades más sanará y más se equilibrará.

Un abrazo es mejor que un antidepresivo y un acto creativo es mejor que una dosis de litio.

Anestesia farmacológica o el poder trasformador

La bipolaridad buscará relaciones tormentosas, en su forma neurótica y verá problemas donde no los hay, sin querer termina destruyendo lo que ama, porque ha aprendido a no creer en sí mismo debido al abandono (real o imaginario) que ha sufrido en su infancia.

Los psicofármacos solo anestesian el dolor, pero no lo curan, lo que si consiguen es borrar poco a poco, la energía interior que cada uno posee. La fuerza que puede curar es esa energía interna.

Una persona con este tipo de problema necesita que quien esté a su lado no se asuste de sus cambios y le ayude a modificar su vida para que se responsabilice de las cosas que no haga bien, aprendiendo de sus síntomas, realizando actividades deportivas y aprendiendo a comer sin tensión.

Mientras una persona pase de la euforia a la tristeza, del amor al desamor, de la felicidad a la decepción, no podrá curarse. Necesitará cambiar sus creencias, y que no hay que clasificarlo todo como bueno o malo, blanco o negro y debe asimilar que la vida está en constante trasformación.

Articulo sábado 19 octubre 2019 escrito para El Progreso de Lugo

¿AZOTAS EN LA CAMA?

¿AZOTAS EN LA CAMA? 469 1280 AnaCastroLiz

Los hombres que abusan del porno son más fríos y pueden encontrar más placer en humillar

Algunos varones tienen como por mejor compañía junto con su imaginación, a sus cinco dedos de la mano dominante para desquitarse un poco con escenas de películas X. Casi prefieren ese acto sexual que penetrar la vagina de una mujer. Masturbarse esta bien y darse amor propio, pero a los sádicos, les va eso de darse autoplacer, ven a su miembro viril como un falo de oro, son muy narcisistas, hipersexuales y les va bastante eso de azotar a su pareja en la cama que es el tema que vamos a tratar hoy.

Si descubres que tu pareja tiene un problema de este tipo, y te has llevado “un gran palo”, es lógico que te preguntes: ¿es normal que quiera darme cachetes cuando tenemos sexo?

El sádico, es alguien de apariencia amable al principio, mostrará un gran interés para conquistarte, aparentará ser delicado, seductor y atento, pero poco a poco se le irá olvidando ese comportamiento para dejar ver, quien realmente es.

Las señales

Son hombres débiles en el trabajo, o reservados hacia los demás, callados o poco comunicativos, casi sumisos, les cuesta decidirse, muy inseguros, y luego es cuando a nivel sexual se desatan y quieren ser los amos. Jugar al sado masoquismo debe ser algo consensuado por ambas partes implicadas, atar o dar un cachete no es nada pernicioso, cuando forma parte de un juego sexual y no conlleva daño físico, el problema o el trastorno aparece cuando solo se consigue llegar a la excitación o al orgasmo mediante esta práctica, y ocasionando dolor.

De repente el sádico, un día intentará asfixiarte, o darte un cachete más fuerte de lo habitual, o tirarte fuerte del pelo, zarandeando tu cabeza, “taladrándote” con su pene, sin tenerte en cuenta si eso te gusta o disfrutas o no, de su desorbitada convulsión de pélvica. No te preguntará lo que te gusta, o si disfrutas de esa forma, no sabe diferenciar lo que ve en el porno, de lo que ocurre en la cama cuando esta con una mujer.

Alguien así es incapaz de dar afecto de una forma sana o comprometerse. Quien ignora tus quejas, no te quiere.  Si identificas estas señales, estás con un sádico.

El origen del sadismo

El sádico vive la excitación sexual derivada de sus fantasías, donde le gusta ver a una mujer sometida, ese sometimiento es lo que le produce una erección. Si te ve fuerte o que eres tú la dominanta, no conseguirá excitarse.

Este comportamiento comenzó de niño o adolecente o al principio de la edad adulta. Donde ha asociado imágenes determinadas con placer, y al masturbarse de esa manera llega al orgasmo, sino no lo alcanza, por eso es una parafilia.

Es probable que una persona sádica haya sufrido maltrato en la infancia, donde pudo recibir abusos sexuales, o vejaciones. Aprende desde muy pequeño hacer daño a otras personas, creyendo que es una forma de dar amor. Posiblemente sus padres no se miraban con amor, no hablaban ni se comunicaban o no mostraban cariño, todo esto es suficiente para influir en la mente de una persona para terminar siendo sádica, además de que sus primeras practicas o escenas que ha visto de sexo, existía humillación hacia la mujer.

Han aprendido de forma equivocada a tener afecto, posiblemente sus padres les decían; “te pego porque te quiero”, “te mereces este castigo pero eres mi hijo favorito”, tienen un total descontrol de lo que es correcto o no a la hora de querer.

Pueden mostrarse como pasivos-agresivos pero en el fondo son crueles. Son personas manipuladoras y controladoras que quieren coartar la voluntad de las personas que tienen a su alrededor, solo les importa su voluntad. La empatía no está dentro de su mente.

Tienen un gusto peculiar sobre la violencia o con la muerte. Por lo que sus profesiones están relacionadas con esto: cuerpos del estado y profesionales que llevan armas, etc.

Las mujeres son su objeto

Para ellos lo más importante es tener dominio total sobre la otra persona, convertirla en objeto indefenso de su voluntad y ser su dueño. Hará lo posible para que ella se encargue de hacer todo lo de casa o lo domestico, y él vivirá del cuento, delegará responsabilidades para estar a cuerpo de rey. Si ven a su pareja toda estresada, no les importará, verla sufrir le producirá hasta placer.

Son sarcásticos y nunca mostraran afecto en público, porque es una forma de castigo que ejercen sobre la pareja. Sus ideas son machistas, la pareja de alguien así desarrollará depresión, ansiedad y tendrá baja autoestima e inseguridad. No le agradecerá nunca sus detalles o será rudo, frío e impersonal. Son mujeriegos y van de una relación a otra. Buscarán mujeres débiles o que se sienten solas y vulnerables. Las coleccionará como si fueran cromos y la usará para su placer.

El modus operandi

  1. El sádico tiene la capacidad de identificar víctimas pasivas y vulnerables.
  2. Gana la confianza de la víctima gracias a su encanto superficial lleno de promesas que no cumplirá.
  3. Persuaden sutilmente para que su pareja haga lo que a él le gusta (a nivel sexual).
  4. Retiran y aíslan progresivamente a la pareja de su familia y amigos; los celos y la posesión son los métodos más utilizados para lograr el nivel de aislamiento deseado. Son miserables con el dinero y no hacen regalos. No les gusta que su pareja sea más que el cultural o profesionalmente.
  5. Controla la forma de vestir de su pareja o con quien ésta se relaciona.
  6. No habla de sus sentimientos por miedo a dejarse dominar, controlar o ser juzgado, todo lo ve como signo de debilidad.
  7. Nunca se disculpará ni se responsabilizará de sus fallos.

¿Alguien así puede cambiar?

Es muy difícil que este tipo de persona cambie si no busca ayuda profesional, le falta empatía, sin eso es complicado un proceso de trasformación. Si tu pareja no muestra interes por como te sientes ni esta receptivo cuando sufres, busca apoyo en tu entorno, amigos, familia y debes salir de esa relación cuando antes.

Articulo sábado 9 de noviembre 2019, para EL PROGRESO de Lugo

  • 1
  • 2
Back to top