EL ENGANCHE SEXUAL

EL ENGANCHE SEXUAL

EL ENGANCHE SEXUAL 469 1280 AnaCastroLiz

¿Te has sentido atrapado en una relación y no entiendes que haces ahí metido o lo que debes aprender?

Mucho se escucha eso de “soltar para avanzar o ser feliz” pero, ¿cómo lo encajas cuando estás muy “metido” en una relación donde algo no te cuadra o todo no es como tu quisieras, pero el sexo que tienes junto a esa persona te atrapa de forma increíble?, incluso si ha pasado mucho tiempo pero sigues recordando a ese ser humano, ¿qué haces con tu vida?.

Cuando te pones pretextos o excusas para no saber cómo dejar una relación que supuestamente puede estar bloqueando tu vida, sería interesante aceptar como te sientes, y luego sentirlo tal y como sea, para luego actuar con madurez y darte cuenta que si todo tu foco de atención esta puesto en esa persona, eso hará que no dejes entrar otra cosa nueva en tu vida por la energía que esa relación te está consumiendo. ¡Solo tú puedes resolver este entuerto y te voy a explicar cómo!.

Hazte estas preguntas: ¿qué te aporta esta persona?, ¿ha mejorado tu vida desde que la tienes? ¿Qué sucedería si no estuviera? ¿Qué sientes cuando no estás con ella? ¿Qué le aportas tú a su vida?

Plantéate como desvincularte y te voy a explicar cómo en este articulo a ver si consigues aclararte.

Idealización sexual

Lo que podría hacer que dos personas estén unidas por un “enganche” es: no tener autoestima y no quererse ni entre ellas y posiblemente tengan miedo a estar solas. Continuarán juntas porque se entienden muy bien en la cama y se han idealizado tanto en este tema, que creerán que están con el mejor amante del mundo y que jamás van a encontrar a nadie igual.

En realidad lo que sostiene una pareja sana es la capacidad de llegar a acuerdos para sobrellevar el día a día, con decisiones de todo tipo, entenderse, respetarse y tener montón de compatibilidades, además de admiración mutua, sinceridad, comunicación, respeto y apoyo.

Pero esta idealización a nivel sexual, cuando estas con alguien de quién no te das desprendido, es por estos motivos:

-Como en el sexo es donde es fácil ponerse de acuerdo y más si esa persona te saca como nadie placer, eso te anima a estar ahí metido.

-Es fácil acostumbrase a la espiral de: “hay bronca, nos enfadamos, te odio, y al final hacemos las paces con sexo”. Eso puede resultar hasta de afrodisíaco y de un gran condimento sexual.

-Cuando hablamos de parejas o relaciones donde la química sexual es muy potente y el comportamiento es muy toxico, es complicado encontrar a otra persona que sintonice con esa forma de funcionar, porque uno se acostumbra a lo que tiene y creen que merecer ese trato.

-Existe un juego en todo este tipo de relaciones: uno es quien domina y el otro es quien es sometido, el sexo forma parte de cualquier situación, encontrando en ese desahogo el momento de relax que tanto necesitan, por eso se produce “el polvo de la reconciliación” .

-Se tiene miedo a si lo dejas a esa persona, a cómo será tu vida después. Se huye de lo desconocido.

-Tenemos un sentimiento de apego muy negativo, desarrollado desde bebes que cuando algo nos atrapa lo hacemos tan nuestro, que todo girará entorno a eso y la costumbre que adquirimos formará parte de nuestra vida para siempre.

Falsa creencia

Los enganches los padecen tanto hombres como mujeres, pero las mujeres sufren mucho mas esta creencia, donde desarrollan un comportamiento de “buena amante” para enloquecer a un hombre en la cama, para que el la ame para siempre, para poder manejarlo a su antojo. Pensar que el sexo va a resolver tu necesidad de amor es estar muy equivocado, solo te va a facilitar pequeños momentos de idealización pero el abuso de él, hará que se hagan más grandes tus complejos.

Suelta para avanzar 

Para soltar cualquier persona es importante descubrir qué obtenemos al mantenernos en esa posición de seguir a su lado, reflexiona qué creencias y pensamientos equivocados tienes para estar ahí metido, al descubrirlos puedes hacer los cambios necesarios.

Elabora un buen análisis, honesto, de las emociones que te están afectando, para ver cuál es la causa de ellas y así, darte cuenta de a lo que te estás aferrando, sobre todo hasta que no llegues a la conclusión de lo que debes aprender e integrarlo en ti, no darás cortado con esa persona.

Por un momento, compara esa relación a un globo de helio, llénalo con tu aire, mientras piensas en todo lo bueno que te ha dado y luego lo sueltas viendo como se aleja hacia el cielo, mientras tú le dices adiós con mucha paz.

Deja ir tu pasado para vivir tú ahora, fijando tu atención en todo lo que haces en cada momento. Para dejar ir una relación debes cerrar el círculo y elaborar un duelo, cambiando esas creencias tan adquiridas de toda tu vida que te han hecho sufrir.

Ejercicio de liberación

  1. Piensa en la persona a la que estás enganchado emocional y sexualmente, y en todo lo que has vivido y sentido junto a ese ser, tanto bueno como no tan bueno.
  2. Sitúala en tu presente, imagina a esa persona sentada frente a ti, y pregúntate: ¿Qué sientes ahora estando junto a él o ella? ¿sientes que sigues dependiendo? ¿sigues conectado físicamente? Visualiza un cordón que sale de tu cuerpo y siente si se une a alguna parte de esa persona, ¿lo puedes sentir y notar aun? ¿localiza donde estáis unidos?
  3. Imagina como te sentirías si pudieras cortar eso que te une.
    ¿Cómo te sientes?
  4. Vuelve a centrarte en esa persona y ahora descubre en que te beneficia estar “enganchado a él/ella?
  5. Siente que eres alguien mucho más fuerte, más seguro y llena de cualidades tantas como necesites sentir, eres una versión mejorada de ti y que solo sientes afecto por la otra parte, desde la distancia de haber pasado mucho tiempo sin estar juntos. Corta ese cordón y disfruta al hacerlo.
  6. Ahora nota como ya no existe dicho vínculo, al mirar a esa persona y solo siente agradecimiento por todo lo aprendido y vivido, integrando en ti todo lo bueno.
  7. Proyecta un futuro donde te relacionas con otras personas diferentes, siente tu conexión contigo mismo y cómo quieres funcionar a partir de ahora en el amor.

Articulo escrito 8 junio 2019 para El Progreso de Lugo

Dejar una Respuesta