PODER DECIR ADIOS

PODER DECIR ADIOS

PODER DECIR ADIOS 469 1280 AnaCastroLiz

¿Cómo puedes afrontar un duelo por la muerte de un ser querido en tiempos de covid-19?

Despedir a quien fallece es un rito cultural en nuestra civilización, pero también es una de tantas cosas que el coronavirus ha alterado, y todo este confinamiento, para frenar los contagios que impedía el acompañamiento a los enfermos, acudir a funerales o ir actos públicos, ¡nos ha destrozado a todos!

Hacer una despedida significa querer decir algo que no hemos dicho antes, o hacer lo que no hemos podido hacer con los demás, y abrazar a los que no hemos abrazado, ¿Cómo la puedes hacer de esta forma donde no puedes ver o tocar a tu fallecido ni a tus seres queridos? Y además ¿cómo se puede aprender a vivir con quién siempre echaras de menos?

Un duelo «patologico» aparece cuando es difícil de superar esa despedida que se acaba desarrollando a lo largo de los años sino aceptemos lo sucedido.  Además, a las muertes por el coronavirus se suman también las de aquellas personas que diariamente pierden la vida por causas naturales u otras enfermedades pero que están sujetos a las mismas restricciones donde existe un “duelo desautorizado” que te impide hacer lo que te gustaría en circunstancias normales, que es despedirte con poder ver, tocar y abrazar.

Esto puede suponer que sientas: miedo, insomnio, angustia, rabia y mucha impotencia para los familiares y los propios enfermos, que se ven aislados alejados de los suyos.

El contacto, sabemos que es vital para cualquier recuperación y en esta ocasión, existe una gran privación de este derecho.

El reconocimiento

Un funeral es como un rito de reconocimiento para el que se va de este mundo, además de servir de apoyo social para la familia o seres queridos del fallecido. De esta forma tienes contacto con la muerte, y te ayuda a similar esa despedida que es esencial para garantizar un tiempo de duelo saludable, que puede durar de uno, a dos años.

Saber cómo acompañar en este momento de la despedida es muy importante del mismo modo de lo que es cuando sabes que un ser querido se va a morir.

El ritual de despedida, es decir una ceremonia, tiene una gran importancia en el proceso de elaboración y para poder aceptar una perdida. Ya que posibilitan la oportunidad de conectar con la realidad de la pérdida y cumple una función social de compartir ese dolor con las personas que han conocido y quieren al fallecido. Se sabe en terapia que aquellas personas que no han estado presentes en un funeral o no han podido compartir los últimos días con la persona fallecida, sienten más complicado aceptar ese suceso y por lo tanto superar el duelo a la larga.

Necesitamos participar de esta experiencia para marcar el comienzo del duelo y dejar latente de ese dolor para creernos que esa persona no volverá a nuestro lado.

Recuerda que esa persona siempre estará en tu corazón con su recuerdo y momentos compartidos.

Aceptar lo sucedido

La muerte sea inesperada o de alguna manera, prevista de un ser querido supone un gran impacto emocional intenso. La pérdida deja muchos cabos sueltos, asuntos pendientes, palabras no dichas, arrepentimientos y la desesperación de no haber podido dicho un adiós, si es el caso de no poderte despedir.

La despedida es un acto de aceptación de lo ocurrido y simbólicamente representa el hecho de ser consciente de la muerte del ser querido.

Cualquier suceso desagradable en nuestra vida; un despido de trabajo, una ruptura amorosa, la pérdida de un nivel de vida, es un proceso de duelo, por todos estos motivos, plantear algún tipo de rito de despedida simbólico, puede suponer un avance en la elaboración del duelo.

Cada persona debe buscar la forma de conocer sus ritmos y propios procesos, por lo tanto saber cómo aprender a aceptar lo sucedido es el paso fundamental para sanar cualquier sufrimiento ocasionado por el duelo de perder a un ser querido.

Algunas recomendaciones para aprender a aceptar ese duelo son:

  • Permítete llorar, recordando a esa persona que has perdido y lo que significa para ti, sin reprimir ningún sentimiento.
  • Recuerda que nada dependía de ti. Se consciente de las limitaciones sanitarias actuales debidas a la pandemia mundial.
  • Si no puedes homenajear al fallecido como se merece lo harás más adelante.
  • Conéctate con quienes quieres, aunque sea de manera virtual comparte tu pena y tu dolor.
  • Pide ayuda profesional si no puedes solo, reconoce tu vulnerabilidad.

Cómo hacer una despedida simbólica

Elaborar una despedida simbólica puede organizarse desde: ir a un lugar que sea representativo tuyo y de quien ha fallecido, plantar un árbol, o dedicarle unas palabras por escrito, etc. Debe tener sentido para ti mismo y para todo el que comparta ese “funeral”. Pregúntate: ¿Qué quiero o queremos simbolizar con esa despedida? ¿De qué mejor manera nos podemos despedir?

Si no has podido acompañar en los últimos momentos a la persona que quieres en su momento final, procura tener contacto con las personas de su entorno y entre todos expresar como os sentis y acompañaros.

Evita centrar tus pensamientos en el día de la pérdida después de hacer esa despedida como retroceder en tu máquina del tiempo mental hacia esos instantes de cariño compartido, a esos instantes de felicidad e ilusión constantemente. Esa persona sabía que la querías, y si no se lo dijiste lo suficientemente seguro que se lo mostraste con muchos detalles.

Todas las fases de un duelo implican dolor y resultan muy complicadas.

La aceptación de que no se vas a volver a ver a una persona a la que has querido muchísimo es durísima, pero quizás aprender a vivir sin el ser querido, cuesta aun más. Si has tenido una relación conflictiva con la persona que has perdido, puedes tener sentimientos contradictorios.

Algo fundamental para superar el duelo es tener apoyo emocional, tener a tu lado quien te acompañe, quien te ayude a expresar lo que sientes, y que sepa como distraerte, quien te ayude a retomar tu vida y que ésta tenga sentido para ti.

Dejar una Respuesta