Ana Castro Liz

LA HERIDA DEL ABANDONO

LA HERIDA DEL ABANDONO 469 1280 AnaCastroLiz

¿Cuántas veces has querido alcanzar algo en la vida, tener una pareja, ahorrar dinero o tener estabilidad y no lo has conseguido?

Quizás tus “fracasos” se deban al autosabotaje que te haces mentalmente y no a la mala suerte como creías. En este artículo pretendo abrirte los ojos del porque te sucede este tormento y lo que tienes que hacer para sanar esta herida que ha surgido por haberte sentido abandonado en tu infancia.

Las ausencias

Vamos a la deriva cuando no encontramos un sentido a nuestra existencia, o no nos gusta nuestro trabajo, igual que si de niño sentiste la ausencia de tu madre o padre, porque te maltrataba, o porque tu progenitor estaba enfermo, era alcohólico o no te prestaban atención. Si no te sientes amado en la infancia, te acarreará muchas insatisfacciones de adulto, y ese trauma hará que no seas capaz entre otras cosas de establecer relaciones estables de pareja, porque desconfiarás de sus intenciones, arrastrarás rabia o tristeza, que no sabrás como expresar y lo peor, meterás la creencia en tu mente de que no puedes ser feliz, amado o que no merece la pena luchar por tus propios sueños porque no te permitirás tenerlos.

Establecerás vínculos buscando la aprobación y el reconocimiento, o sintiendo que das más que recibes. Y esa huella se reactivará cada vez que te sientas: no escuchado, no entendido, no valorado, no mirado, no tocado o no amado y te paralizarás de nuevo.

Identifica cómo te autosaboteas

  • Existen tres mecanismos de defensa muy típicos, y son estos:

La primera es el “engaño” que te haces cuando valoras de forma equivocada tus fortalezas y debilidades, lo que puedes llegar a conseguir o lo que temes, eso hará que tomes decisiones inadecuadas. De esta manera te impondrás metas inalcanzables o te creerás a veces que eres “muy guay” cuando no corresponde, o que no vales nada de cara a los demás, aunque tus resultados digan lo contrario.

La segunda es “etiquetar” de forma pesimista todo lo que te rodea, porque solo piensas negativamente sobre ti mismo y los demás, y eso limitará tus éxitos.

Y la tercera, es el “autoabandono”, donde no darás prioridad a tus necesidades y te descuidarás emocional y físicamente (no sabrás poner limites a los demás, dejarás de mimarte, asearte, serás desordenado o impaciente,etc).

·         Además, con estas 4 estrategias de justificación te darás cuenta cómo te proteges del fracaso: 
  1. Empiezas mil cosas y las dejas a medias, o las abandonas con cualquier excusa. Si no acabas nada no tendrás la posibilidad de fracasar, ni de saber si eres capaz de lidiar con el éxito, pero tampoco conocerás el placer de conseguir tus objetivos y de demostrarte a ti mismo si eres competente o valido.
  2. Procastinas, si dejas todo para después y no te esfuerzas lo suficiente, siempre podrás echar la culpa a que no has invertido suficiente tiempo y esfuerzo, no vaya a ser que si dedicaras toda tu atención y amor a un proyecto o relación, y no saliera bien, si descubrieras que el fallo esta en ti, no lo soportarías.
  3. Eres perfeccionista, o lo haces todo impecable o no lo haces, y eso te acaba estresando. Y esto lo solucionas de la siguiente manera: atreverte a correr los riesgos que surgen en tu momento presente sean como sean y permítete ilusionarte escuchando tus deseos, esos que brotan del corazón.
  4. Vas de Don/Doña excusas, repites frases como: “ya tengo una edad para no hacer determinadas cosas”, o “no tengo tiempo, o dinero para hacer tal tarea, etc”, todos esos límites te los pones tú. Debes de hacer de tu objetivo tu prioridad y dejarte de tonterías.
Si de das cuenta que tienes todos esos comportamientos anteriormente citados, pregúntate; ¿por qué me comporto así y qué estoy sacrificando? ¿si no tuviera miedo y supiera que no voy a fracasar, qué haría?

¿Cómo sanar?

La herida del abandono puede sanarse al empezar a quererte y ser capaz de perdonar ese pasado que arrastras, y cortar como quien corta el hilo que te une a cada una de esas personas que te han provocado esa sensación de ausencia a lo largo de tu vida, y sobre todo tus papas. El desbloqueo se produce cuando hacemos consciente esta parte de nuestro inconsciente que nos está machacando, cuando rompemos creencias, y cuando nos permitimos vivir en paz con el pasado. Al detectar y transformar recuerdos traumáticos de la infancia se puede liberar la mente y encontrar el alivio emocional.

El autosabotaje es el grito de un conjunto de emociones reprimidas y no aceptadasacerca de ti mismo que has ido adquiriendo con gran fuerza desde esa herida que se ha formado en tu inconsciente. Es la parte más oscura de ti que ha tomado el control de tu vida y es en quien te has convertido. Todos esos comportamientos tan limitantes surgen para que te pares a mirar dentro de ti y modificar lo que no te hace feliz.

Algo tan esencial como aprender a cuidar de ti mismo, de priorizarte cada día para desconectarte poco a poco de la ira y del resentimiento de tu infancia, te permitirá dejar de ser cautivo de las heridas del ayer.

El autosabotaje te ha servido como un mecanismo de defensa para evitar el abandono y rechazo de tu madre.
Podrás pensar inconscientemente: «No puedo ser totalmente feliz o exitoso si mi madre está sola, triste, amargada, etc.» Este es el punto de vista del niño o niña, que aún habita en ti, ese que aún piensa que su supervivencia depende del bienestar de su mama y que ésta le ha hecho creer que debe complacerla en todo por siempre. Lo que debes superar es sobrevivir a ese abandono y rechazo, sea real o simbólico, dejando de complacer a los demás, y buscando siempre la aprobación externa.

Separa tu vida de antes a la de ahora, en tu infancia necesitabas la aprobación de tus progenitores para sobrevivir, pero ahora de adulto eres capaz de atender tus ilusiones tú solito, aunque no contenten a todo el mundo. Al apropiarte de tu valor interno debes estar dispuesto a ser malinterpretado, ignorado por los demás, pero sentirte siempre seguro y amado por ti mismo. Cuando te sanas puedes disfrutar de todo lo que reposa en tu interior que es ilimitado.

Articulo escrito para El Progreso de Lugo, sábado 7 diciembre 2019.

CONVIVIR CON UN BIPOLAR

CONVIVIR CON UN BIPOLAR 469 1280 AnaCastroLiz

La enfermedad maníaco-depresiva provoca cambios bruscos y cíclicos en el estado de ánimo

Un bipolar siente que su vida es como una noria emocional llena de inestabilidad.

Cuando un bipolar está en su fase depresiva no se acuerda de cómo es cuando está en su fase maniaca o viceversa. Son personas inmaduras e infantiles, vulnerables, muy sensibles, obsesivos y súper perfeccionistas, se les mete algo en la cabeza y no hay quién se lo desmonte, sacan sus propias conclusiones llenas de juicios propios.

Existe un desequilibrio bioquímico en el cerebro de estas personas, pero ¿Cómo podemos conocer esta enfermedad y saber porque aparece? ¿Tiene solución?

En este artículo intentaré resolver estas preguntas desde un enfoque emocional.

Maniaco-Depresivo

Cuando un bipolar está en su fase depresiva, pierde interés por sus actividades, se siente apático, duerme mal, no tiene ganas de sexo, le cuesta concentrarse o razonar, se siente culpable por todo e incluso quiere desaparecer. No se siente comprendido y se aísla.

En su fase maniaca, es eufórico, atiende a varias cosas a la vez, se vuelve más afectivo, activo y sexual, gasta en exceso, es más impulsivo y quiere divertirse. Cuando está de “subidón” no entiende como los demás no pueden compartir ese exceso de energía que posee.

El bipolar no sabe normalizar sus estados de ánimo porque no los comprende, carece de esa capacidad y, desconcertado, se vuelve aún más inestable.

Se calcula que cerca del 1% de la población mundial es bipolar, en España hay unas 400.000 personas que padecen esta enfermedad.

El origen

Los conflictos familiares pueden ser el origen de este comportamiento. Como no te hayas sentido querido de niño, ese trauma te puede dejar una huella imborrable durante el resto de tu vida. Para poder sanar un bipolar necesitará ponerle palabras a lo que le pasa, dar un significado a sus emociones, aceptarlas y luego perdonarse para poder perdonar al que cree que le ha hecho daño.

Debe ayudarse a alguien con este problema a que descubra sus potenciales, y aprenda a ser feliz, cosa que no sabe, ya que vive en el tormento. Del blanco al negro, hay una gran variada gama de colores y en esto consiste la dificultad del bipolar: su incapacidad para detenerse en todos los matices emocionales.

Frases como: “estate quieto, no te muevas, no corras, no juegues…”, suelen ser muy escuchadas por los bipolares en su niñez por parte de sus padres, o otras como si algo fuera malo: “es un niño muy bromista, o soñador, etc”. Todas estas frases se pueden convertir en grandes contradicciones en su visión de vida futura.

El bipolar está encarcelado por los momentos afectivos que observa, lo que le quita capacidad para incluir otras cosas importantes de la vida que la polaridad que lo domina en ese instante (maniaco o depresivo) no le permite ver e integrar.

¿Tu pareja es bipolar?

El estrés es algo que no lleva bien un bipolar. Aprovecha su fase de manía porque es cuando puede mostrarse más colaborador. Si tu pareja es bipolar, es buena idea crearle una rutina de tareas a nivel doméstico y de vida familiar porque eso le dará estabilidad. En sus picos de inestabilidad, no pensará lo que dice, y meterá la pata con discusiones sin sentido o no sabrá atender las necesidades afectivas que tu tengas, además es positivo que busques ayuda terapéutica, para saber llevarlo lo mejor posible y como debes hacer para poder entenderlo, y no terminar “quemándote” en la relación.

El potencial

En realidad, suelen tener una mente brillante que no han sabido utilizar de forma correcta desde la adolescencia. Un gran potencial es su capacidad de analizarlo todo, y como entiende la realidad, que le hace llegar a conclusiones únicas, sabe mejor que nadie aspectos que pasan desapercibidos para los demás. Otro potencial es su increíble creatividad, no del todo desarrollada porque ha enfocado siempre de forma equivocada todas sus capacidades. Así que una buena terapia de curación debería incluir aparte de mejorar el equilibrio personal, fomentar la asertividad, como poder ofrecer ayuda a los demás y descubrir o disfrutar de los talentos que posee.

A un bipolar se le ha metido en la cabeza, como una creencia sea cierta o no, que no recibió toda la protección, cuidados que necesitaba. Eso a nivel químico le afecta a la serotonina y dopamina, pero de modo general a como procesa y organiza sus emociones. Sus ideas son como un software en el sistema nervioso: “no me han querido porque no lo merecía y eso es porque no sirvo para nada”, etc o frases por el estilo. Así es como su autoestima, confianza, y  seguridad personal quedaron tocadas y hundidas.

Cuanto más se sienta un bipolar dueño de sus decisiones o de crear ideas, proyectos o actividades más sanará y más se equilibrará.

Un abrazo es mejor que un antidepresivo y un acto creativo es mejor que una dosis de litio.

Anestesia farmacológica o el poder trasformador

La bipolaridad buscará relaciones tormentosas, en su forma neurótica y verá problemas donde no los hay, sin querer termina destruyendo lo que ama, porque ha aprendido a no creer en sí mismo debido al abandono (real o imaginario) que ha sufrido en su infancia.

Los psicofármacos solo anestesian el dolor, pero no lo curan, lo que si consiguen es borrar poco a poco, la energía interior que cada uno posee. La fuerza que puede curar es esa energía interna.

Una persona con este tipo de problema necesita que quien esté a su lado no se asuste de sus cambios y le ayude a modificar su vida para que se responsabilice de las cosas que no haga bien, aprendiendo de sus síntomas, realizando actividades deportivas y aprendiendo a comer sin tensión.

Mientras una persona pase de la euforia a la tristeza, del amor al desamor, de la felicidad a la decepción, no podrá curarse. Necesitará cambiar sus creencias, y que no hay que clasificarlo todo como bueno o malo, blanco o negro y debe asimilar que la vida está en constante trasformación.

Articulo sábado 19 octubre 2019 escrito para El Progreso de Lugo

¿TE SIENTES INFERIOR A LOS DEMÁS?

¿TE SIENTES INFERIOR A LOS DEMÁS? 469 1280 AnaCastroLiz

Si tienes la costumbre de compararte con los demás o creerte que vales menos es que tu autoestima esta por los suelos

Posiblemente seas una de las personas más sonrientes del mundo a vista de los demás, pero a ti no te sonríes, es más, tu cara en la soledad es más bien mustia. Te crees lo peor que hay bajo las estrellas, tus pensamientos te siguen como una nube gris y solo consigues clamar ese tormento cuando apagas la luz y te pones a dormir, ¡eso sí lo consigues!

Cuando te sientes inferior al resto, solo ves quién está mejor que tú; porque tienen una mejor posición social, o es mejor profesional, o su situación económica es más boyante o su vida emocional es más idílica y solo te fijas en sus circunstancias machacándote porque razón no eres como ese o esa.

Es igual que sea alguien de tu círculo cercano o cualquier persona que acababas de conocer, si siempre sales perdiendo: es que te estas maltratando.

Esta es la historia de ti mismo o de tu pareja, o de muchas personas que conoces o quizás no, es un mal común que genera mucho sufrimiento. En este artículo intentare explicarte como podrías dejar de funcionar así.

Frases que se repiten

Lo peor es que cuando te sientes menos, crees que todo el mundo te lo está leyendo en la frente como si llevaras un cartel luminoso que va pasando frases como en un estadio de futbol con la publicidad y te dices: “soy menos que tu” o “no merezco la pena” o “no estoy a la altura de las circunstancias” o montón de frases destructivas, similares que te repites como un mantra de forma mental.

Además, si analizas todo lo que te puede decir cualquiera, la opinión que tenga sobre ti, te influirá en que no seas natural y ya te comportes en función de lo que crees que piensa sobre ti. Tus miedos no te dejarán dar lo mejor de ti y andarás sin energía desgastado como un móvil sin batería.

También tendrás posiblemente miedo de que tu pareja te deje o se fije en otro mejor, porque sea más guapo, o inteligente, es fácil que te preguntes ¿por qué va a querer estar contigo? Dudas que puedes tener, si te crees que no sirves para nada o no mereces a esa persona.

El problema no está en los demás; el problema tiene que ver contigo y tu mundo interior.

¿Por qué te sientes tan poca cosa?

Tu percepción de ti mismo sobre cómo te ves, eso es lo que determina la forma en que procesarás tus juicios sobre otras personas. Según te juzgues a ti, así criticarás. Es decir, si en ti ves solo lo feo que habita en ti, será en lo que más te fijes de los demás. Te verás pequeño porque has construido una serie de creencias limitantes sobre quién eres desde hace muchos años.

Si en tu grupo de amigos tu papel siempre fue el secundario, o estuviste a la sombra de alguien, no te han escuchado o no te has sentido protagonista puede haber influido en que en tu etapa adulta no te sientas importante.

Ponerte metas altas en el trabajo y acumular cansancio o estrés y ser excesivamente perfeccionista puede hacer que, si no consigues lo que te propones, te hundas.

Haber sido tratado de forma injusta en una situación personal o haber tenido relaciones de pareja, donde te han ridiculizado o humillado puede hacer que te sientas así de mal.

 ¿Dónde está el problema?

Si no consideras ser merecedor de afecto de los demás y además te machacas con pensamientos negativos eso hará que tu estado de ánimo sea abatido y que te impedirá ver la luz al final del túnel.

Si has crecido en un ambiente pesimista, donde tus padres lo veían todo negro, es probable que de adulto tiendas a adoptar esta mentalidad.

Pensar que todas las cosas malas te suceden a ti, te pondrá en una condición de minusvalía emocional y de ser muy exagerado.

Te has comparado con otros toda la vida pues a partir de ahora que sea para aprender a tomar los aspectos positivos de ellos, pero nunca deberías hacerlo de forma obsesiva, tú no eres como el otro ni el otro como tú, tu eres único.

Cuidado con sentir envidia y solo buscar agradar a los demás, cualesquiera de ambas conductas te desgastarán y te harán perder tu propia esencia.

Pon fin a esa esclavitud

Te voy a explicar cómo liberarte de esa forma de funcionar:

  • Reconoce a tu autoboicoteador, esa vocecilla que te habla internamente y te dice que tú no vales. Ponle nombre: “el pesado interno” “el pelmazo”, “aguafiestas” y a partir de ahí le hablas y lo pones en su sitio.
  • Identifica y escucha ese diálogo interno, sé consciente de él.

Ese tipo de pensamiento está destruyendo tu autoestima, asi que aprende a separarlo del resto de los pensamientos o vivencias que puedas tener positivos en tu vida.

  • Respóndele a tu autoboicoteador. Puedes decirle cosas como: “¿Cómo que es eso de que no valgo nada? Y le explicas las cosas que quieres a partir de ahora que salgan bien en tu vida porque a partir de ahora eres tu quien manda.
  • Trátate con amor. Háblate de forma cariñosa y ten en cuenta tus prioridades, valores y preferencias.
  • Si tienes que compararte que sea contigo mismo.No es justo que te compares con otra persona que no tiene nada que ver contigo, porque cada uno tiene sus prioridades, sueños y deseos en la vida. Lo importante eres tú y lo que quieres para ti. ¿Quién quieres ser? ¿Qué tienes que hacer para gustarte más que dentro de un año? Esas son las únicas preguntas que debes hacerte para avanzar.
  • Ten modelos o referentes a seguir, pero nunca que te sirvan para infravalorarte.
  • Acepta tus defectos. 
  • Valora tus logros, virtudes y de todo lo que eres capaz de hacer, pon tu energía en las cosas que te salen bien y te gustan.
  • Define tu propio concepto de éxitoporque tú eres quien mejor conoces tus aspiraciones y el contexto en el que te encuentras.
  • Vive tu presente. Diseña tu vida con lo que tienes en tu ahora y con las personas que te hacen feliz.
  • Disfruta de la conversación con los tuyos. Comunícate, habla y escucha. Aprende a ser más empático para entender lo que te une a los demás.
  • Eres especial e único. Créete merecedor de cosas buenas y que la abundancia de la vida te va a recompensar, sueña con lo que quieres conseguir, tu mereces disfrutar de cosas buenas.

Articulo escrito para EL PROGRESO de Lugo, 28 octubre 2019

¿AZOTAS EN LA CAMA?

¿AZOTAS EN LA CAMA? 469 1280 AnaCastroLiz

Los hombres que abusan del porno son más fríos y pueden encontrar más placer en humillar

Algunos varones tienen como por mejor compañía junto con su imaginación, a sus cinco dedos de la mano dominante para desquitarse un poco con escenas de películas X. Casi prefieren ese acto sexual que penetrar la vagina de una mujer. Masturbarse esta bien y darse amor propio, pero a los sádicos, les va eso de darse autoplacer, ven a su miembro viril como un falo de oro, son muy narcisistas, hipersexuales y les va bastante eso de azotar a su pareja en la cama que es el tema que vamos a tratar hoy.

Si descubres que tu pareja tiene un problema de este tipo, y te has llevado “un gran palo”, es lógico que te preguntes: ¿es normal que quiera darme cachetes cuando tenemos sexo?

El sádico, es alguien de apariencia amable al principio, mostrará un gran interés para conquistarte, aparentará ser delicado, seductor y atento, pero poco a poco se le irá olvidando ese comportamiento para dejar ver, quien realmente es.

Las señales

Son hombres débiles en el trabajo, o reservados hacia los demás, callados o poco comunicativos, casi sumisos, les cuesta decidirse, muy inseguros, y luego es cuando a nivel sexual se desatan y quieren ser los amos. Jugar al sado masoquismo debe ser algo consensuado por ambas partes implicadas, atar o dar un cachete no es nada pernicioso, cuando forma parte de un juego sexual y no conlleva daño físico, el problema o el trastorno aparece cuando solo se consigue llegar a la excitación o al orgasmo mediante esta práctica, y ocasionando dolor.

De repente el sádico, un día intentará asfixiarte, o darte un cachete más fuerte de lo habitual, o tirarte fuerte del pelo, zarandeando tu cabeza, “taladrándote” con su pene, sin tenerte en cuenta si eso te gusta o disfrutas o no, de su desorbitada convulsión de pélvica. No te preguntará lo que te gusta, o si disfrutas de esa forma, no sabe diferenciar lo que ve en el porno, de lo que ocurre en la cama cuando esta con una mujer.

Alguien así es incapaz de dar afecto de una forma sana o comprometerse. Quien ignora tus quejas, no te quiere.  Si identificas estas señales, estás con un sádico.

El origen del sadismo

El sádico vive la excitación sexual derivada de sus fantasías, donde le gusta ver a una mujer sometida, ese sometimiento es lo que le produce una erección. Si te ve fuerte o que eres tú la dominanta, no conseguirá excitarse.

Este comportamiento comenzó de niño o adolecente o al principio de la edad adulta. Donde ha asociado imágenes determinadas con placer, y al masturbarse de esa manera llega al orgasmo, sino no lo alcanza, por eso es una parafilia.

Es probable que una persona sádica haya sufrido maltrato en la infancia, donde pudo recibir abusos sexuales, o vejaciones. Aprende desde muy pequeño hacer daño a otras personas, creyendo que es una forma de dar amor. Posiblemente sus padres no se miraban con amor, no hablaban ni se comunicaban o no mostraban cariño, todo esto es suficiente para influir en la mente de una persona para terminar siendo sádica, además de que sus primeras practicas o escenas que ha visto de sexo, existía humillación hacia la mujer.

Han aprendido de forma equivocada a tener afecto, posiblemente sus padres les decían; “te pego porque te quiero”, “te mereces este castigo pero eres mi hijo favorito”, tienen un total descontrol de lo que es correcto o no a la hora de querer.

Pueden mostrarse como pasivos-agresivos pero en el fondo son crueles. Son personas manipuladoras y controladoras que quieren coartar la voluntad de las personas que tienen a su alrededor, solo les importa su voluntad. La empatía no está dentro de su mente.

Tienen un gusto peculiar sobre la violencia o con la muerte. Por lo que sus profesiones están relacionadas con esto: cuerpos del estado y profesionales que llevan armas, etc.

Las mujeres son su objeto

Para ellos lo más importante es tener dominio total sobre la otra persona, convertirla en objeto indefenso de su voluntad y ser su dueño. Hará lo posible para que ella se encargue de hacer todo lo de casa o lo domestico, y él vivirá del cuento, delegará responsabilidades para estar a cuerpo de rey. Si ven a su pareja toda estresada, no les importará, verla sufrir le producirá hasta placer.

Son sarcásticos y nunca mostraran afecto en público, porque es una forma de castigo que ejercen sobre la pareja. Sus ideas son machistas, la pareja de alguien así desarrollará depresión, ansiedad y tendrá baja autoestima e inseguridad. No le agradecerá nunca sus detalles o será rudo, frío e impersonal. Son mujeriegos y van de una relación a otra. Buscarán mujeres débiles o que se sienten solas y vulnerables. Las coleccionará como si fueran cromos y la usará para su placer.

El modus operandi

  1. El sádico tiene la capacidad de identificar víctimas pasivas y vulnerables.
  2. Gana la confianza de la víctima gracias a su encanto superficial lleno de promesas que no cumplirá.
  3. Persuaden sutilmente para que su pareja haga lo que a él le gusta (a nivel sexual).
  4. Retiran y aíslan progresivamente a la pareja de su familia y amigos; los celos y la posesión son los métodos más utilizados para lograr el nivel de aislamiento deseado. Son miserables con el dinero y no hacen regalos. No les gusta que su pareja sea más que el cultural o profesionalmente.
  5. Controla la forma de vestir de su pareja o con quien ésta se relaciona.
  6. No habla de sus sentimientos por miedo a dejarse dominar, controlar o ser juzgado, todo lo ve como signo de debilidad.
  7. Nunca se disculpará ni se responsabilizará de sus fallos.

¿Alguien así puede cambiar?

Es muy difícil que este tipo de persona cambie si no busca ayuda profesional, le falta empatía, sin eso es complicado un proceso de trasformación. Si tu pareja no muestra interes por como te sientes ni esta receptivo cuando sufres, busca apoyo en tu entorno, amigos, familia y debes salir de esa relación cuando antes.

Articulo sábado 9 de noviembre 2019, para EL PROGRESO de Lugo

¡LA VUELTA A LA REALIDAD!

¡LA VUELTA A LA REALIDAD! 426 1280 AnaCastroLiz

La crisis postvacacional aparece por la frustración de no suceder lo que deseamos

Llega septiembre y con él se acabó el verano, los niños regresan al colegio, y el que pueda: a su trabajo.

Un problema muy común en nuestra sociedad es el Síndrome Postvacacional que sucede cuando vuelves a tu casa después de unas vacaciones. Si te está sucediendo y te estás reincorporando a la rutina que te va a durar por lo menos los próximos diez meses, o hasta que tengas la oportunidad de darte otra escapada, toma nota de este articulo para saber llevarlo mejor.

¿Por qué te sucede a ti?

Esta sensación tan extraña que estas atravesando, característica de un gran desasosiego, no es ninguna patología, ¡estén tranquilo!, simplemente es un mero «trastorno adaptativo» que te sucede porque la vuelta al trabajo te está costando digerirla y no están pasando las cosas como tu realmente habías planeado antes de irte. Has tenido ciertas expectativas y no se han cumplido.

También puede ser que el hecho de retornar a tu casa después de pasarte el verano fuera en otro entorno más agradable, porque no estaban las cosas muy bien con tu pareja y habias planificado que en un lugar ajeno todo se fuera a solucionar y al regresar, todo es igual, eso te frustró aún más.

Aunque ese periodo corto o largo de relax y desconexión, os hayan favorecido o no a la pareja o familia, regresar a las rutinas varias, puede fomentar tener un ánimo bajo, y al no verte capaz de soportarlo, te vengas más abajo todavía.

En definitiva, no es solo un tema de trabajo la “crisis postvacacional” sino que también de temor a que tu vida sea igual que cuando te fuiste y eso te asuste porque realmente esperabas un verdadero cambio.

¿Quiénes lo padecen?

Según estadísticas, este tipo de depresión la sufren en mayor medida más mujeres que hombres. Los síntomas más comunes pueden ser: ansiedad, bajo estado de ánimo, falta de energía, miedo a no ser capaz de adaptarse al entorno laboral, tensión muscular, sudoración, taquicardias, tristeza, agotamiento, pasividad, irritabilidad, falta de ubicación, y sobre todo pensamientos negativos.

Podría deciros que, según mi experiencia profesional de las personas que veo en mis consultas, quienes suelen presentar este tipo de crisis o depresión postvacacional son aquellos que tienen problemas con su trabajo (no les gusta o tienen horarios horribles, o les hacen mobbing) o con su vida personal o sentimental, la adaptación dependerá de si solucionan esos problemas o no.

Reflexiona lo siguiente:

¿Te gusta tu vida? ¿Te apasiona tu trabajo? ¿Te gustan las personas que componen tu círculo más cercano?

Hazte estas preguntas, ya que si tu vida es satisfactoria no tendrías por qué tener ningún tipo de rechazo para volver a tu realidad, cuando existe una crisis en la vida de una persona puede ser un momento ideal para cuestionarse si lo que estás haciendo con tu existencia es cómo realmente quieres que sea y si haces lo que quieres hacer con ella, solo tienes esta vida así que es tu responsabilidad utilizarla con el tiempo que tienes a favor para sacarle todas las gratificaciones posibles. Si tu solo no puedes sería positivo que busques ayuda o soluciones para cambiar.

El antídoto

Algunos pasos a seguir si quieres superar la vuelta de las vacaciones podrían ser estos:

  • Vuélvete unos días antes de empezar a trabajar, para organizar tu casa y así tener tiempo para adaptarte sin agobios.
  • Deja para tu regreso programada alguna actividad gratificante, por ejemplo; una nueva actividad deportiva, un entretenimiento o algo por aprender te amortiguara esa insatisfacción de regresar.
  • Vete progresivamente ajustándote a tu horario habitual.
  • Se flexible contigo y los demás, y permítete descansar o desconectar de aquello que te agobie, date un paseo solo o lee un libro algo que te de tu espacio en paz.
  • Date un premio por lograr conseguir ese primer día de trabajo o volver a la rutina sin quejarte.
  • Genera pensamientos agradables donde enfocar tu atención en lo positivo que puede tener volver a la rutina, que seguro que lo tiene.
  • Organiza una próxima escapada, aunque sea de un día solamente.
  • Sé positivo, valora las cosas que tienes a favor en tu vida.

Sonríe más, por favor

La carcajada pone en marcha un proceso psicológico, neurológico y fisiológico que incide positivamente en nuestro sistema inmunológico. Los efectos que tiene la risa en nuestro día a día son los siguientes:

–         Combate la ansiedad y depresión, ya que al reímos potenciamos los estados de ánimo positivos que regulan los niveles de serotonina, endorfinas, oxitocina y dopamina (que influyen en nuestro estado de ánimo).

–         Fortalece el sistema inmunológico porque relaja la musculatura y mejora la circulación sanguínea protegiendo el corazón.

  • Cuando nuestro estado de ánimo es positivo, vemos las cosas con más claridad, al reírnos estimulamos la producción de catecolaminas, que son las sustancias implicadas en mantener nuestro cerebro más despierto, creativo y en activar nuestra memoria.
  • Cuando nos sentimos felices nos mostramos más receptivos e interaccionamos más con los demás. Está demostrado que relaciones interpersonales mejoran nuestra calidad de vida.

 

La risa es, una señal inequívoca de emociones positivas. La sonrisa se convierte en la mejor herramienta para expresar nuestra felicidad o plenitud interior. Un estado que podemos contagiar a quienes nos rodean. Si sonreímos, nuestro cerebro interpreta que estamos bien y entonces empieza a segregar neurotransmisores y sustancias, y eso provoca un círculo que hace que te sientas mejor.

Es increíble cómo funciona y si fuéramos conscientes de ello no llevaríamos esas caras tan largas, que llevamos por la calle y en el trabajo o mostrándolas a todo el mundo. Piensa que eres un privilegiado si padeces de “Síndrome postvacacional”, hay muchas personas que no pueden disfrutar de las vacaciones porque simplemente están en paro.

Articulo escrito 7 septiembre 2019 para EL PROGRESO de Lugo

¿COMO SUPERAR LA HERIDA DE LA TRAICIÓN?

¿COMO SUPERAR LA HERIDA DE LA TRAICIÓN? 980 550 AnaCastroLiz

Descubre lo que causa este dolor, como se reactiva esta herida en tu vida y cómo sanarla

Traicionar significa dejar de ser fiel a alguien o dejarlo en mal lugar de forma injusta. Es una de las experiencias más dolorosas que se puede sentir, sea de la pareja o amigos o de un miembro de la familia. Cuando quiebran nuestra confianza se abre una herida que tarda en sanar y que incluso no se cura nunca.

Todos los seres humanos alguna vez hemos fallado, aunque no sea nuestra intención, hay situaciones en las que no somos capaces de estar a la altura de las circunstancias y podemos meter bien la pata.

Posiblemente de niño te pudiste sentir traicionado cada vez que alguno de tus progenitores no mantenía una promesa o si traicionaban tu confianza.

Una sola mentira que descubras en la persona que confías, bastará para crear dudas sobre cada verdad expresada desde ese momento. Es un daño difícil de reparar. Una vez rota la confianza por traición queda lamerse las heridas sentidas en el corazón y luego ver si puedes perdonar.

Lo que si es cierto, es que nadie es perfecto y quizás a veces te hacen daño por ignorancia, celos o envidia.

La máscara del traicionado

Las características de una persona que se sienta con frecuencia traicionada e incuso de quien suele traicionar, son:

  • Son personas que quieren tenerlo todo controlado. Imaginan todas las situaciones posibles, y tienen mucho estrés mental.
  • Temen que les mientan, que no les cumplan las promesas o les sean infieles.
  • Exigen tanto a los demás que al final les decepcionan y traicionan la mayoría de las veces.
  • Dan imagen de todopoderosos pero se sienten muy solos y tristes.
  • Les gusta gustar y recibir elogios de los demás.
  • Tanto te quieren como tanto te odian, son muy manipuladores para conseguir lo que quieren.
  • Creen que los demás conspiran contra el/ella.
  • Se esfuerzan para que los demás sepan lo responsable que es.
  • Consideran que “amar es complacer”, por eso se sienten traicionadas tan a menudo.

 

Esta herida aparece cuando en la niñez te has sentido traicionado por el progenitor del sexo contrario, ya que tenías una gran devoción hacia él y en algún momento te has sentido desbancado o por el nacimiento de un nuevo hermano, o porque no te prestaba toda la atención o porque te sentiste engañado y te prometió cosas pero no cumplió su palabra.

Esto te hizo generar una gran desconfianza que se transformó en envidia u otros sentimientos negativos, todo por no sentirte merecedora de lo que otros tienen. Quien traiciona o fomenta la traición suele encontrarse en situaciones de triángulos amorosos o llenos de desconfianzas sobre sus parejas. Curiosamente, el traicionado y el traicionador forma parte de los mismos miedos por eso se atraen constantemente en que uno busca al otro para fomentar el daño.

Reflexiona esto:

  • Examinar si hubo intención de hacer daño o no. Las intenciones cuentan.
  • No te autocastigues, no fuiste tonto, si alguien abuso de tu confianza y no supo cómo hacerlo mejor.
  • Acepta lo sucedido y analiza si hay manera de repararlo.
  • Date un tiempo para ti y un momento para hablar de eso para que ese impacto inicial remita.
  • ¿Qué ha aportado esa persona a tu vida? Haz balance de lo bueno que te ha dado.

¿Cómo perdonar?

  • Apuesta por tus principios y valores, y suelta lastre.
  • Confía en que la vida te trae delante de ti lo que necesitas para aprender y conectar con tu bondad y con quien eres. ¡Así que fuera rabias y furias!
  • Nunca devuelvas con la misma moneda y permítete sentir ese dolor, ponle nombre (me ha dolido, estoy triste, siento rabia, etc) tan solo eso ya puede sanarte.
  • Vive en tu presente, y no dejes mucho espacio a recordar y machacarte por lo sucedido.
  • No todo el mundo tiene que reconocer tus logros o aciertos, si tu actuaste de corazón, siéntete orgulloso de ti mismo, quien te ha dañado llevará su peso, no lo lleves tú.
  • Permitirte aprender de esta experiencia y ser vulnerable para conectar con tu alma y vivir en paz.
  • El amor que sana las heridas es el que tú te das a ti mismo.

El mejor escudo es la inocencia. Es mejor ser traicionado que ser tu quien ofreces daño o vivir desconfiando eternamente. La confianza es: amor, lealtad, respeto y reconocimiento hacia a ti mismo y hacia los demás.

Libérate para siempre de esta herida

1-Haz una lista de las personas que creas no te dieron lo que necesitabas o pedias, o que te ofendieron o humillaron.

2-Colocales un valor material a aquello que te hicieron, de esta manera liberaras la deuda emocional.

3-Rellena un talonario de facturación para cada una de esas personas, remite un recibo de saldo por el total de esa deuda, haz un ritual como si se lo dieras o entiérralo en algún sitio.

4-Di en voz alta el nombre de cada persona y con cada factura, según te desprendas de cada una que: “menganito ya no me debes nada”.

5- Celébralo y recuerda solo lo bueno que te ha ofrecido esa persona en tu corazón.

Articulo escrito 8 julio 2019, para La Voz de Galicia. Edicion Lugo

Enlace

¿TEMES NO SER BUENO EN LA CAMA CON TU PAREJA?

¿TEMES NO SER BUENO EN LA CAMA CON TU PAREJA? 600 400 AnaCastroLiz

Exigirse ser un tigre en el sexo es mucho más habitual de lo que parece, afecta por igual a hombres y a mujeres

Querer dar lo mejor de nosotros en el sexo es algo que puede presionar de tal manera que puede poner en peligro la magia y la confianza en una relación. Tener miedo de decepcionar a tu pareja en la cama es muy común y en este artículo te voy a explicar cómo superar este miedo.

A esto se le llama como “ansiedad sexual” y los síntomas son: palpitaciones, taquicardia, sensación de mareo, inestabilidad, temblores, problemas para respirar, sequedad de boca, miedo a perder el control y enloquecer o perder el conocimiento, pero sobre todo tener una gran inseguridad si no eres lo suficiente bueno para tu pareja a nivel íntimo y temes que te deje por eso, etc.

Todo esto puede aparecer con tan solo la idea de mantener relaciones sexuales, o durante las mismas o al acabar de tenerlas.

¿Por qué apareció este miedo en tu vida?

-Tener altas expectativas.

Cuando crees que el sexo perfecto es el que cuentan tus colegas en las reuniones, donde describen peripecias increíbles, o las escenas de ciertas películas para adultos que se ve todo como muy espectacular, puede no tener nada que ver con la realidad o lo que quiera tu pareja. Además si quieres sorprender a tu pareja con tu mejor versión y nunca das en el clavo o la ves como un dios o diosa del sexo convirtiéndolo en algo inalcanzable, te alejará de poder disfrutar juntos de una buena intimidad.

Cuando tienes dudas sobre el sexo o no eres tan experto como crees,

Todo eso tiene solución ya que puedes informarte y mejorar tu técnica con el tiempo, mucho amor y tener más experiencia juntos.

-Haber tenido malas experiencias con otras parejas.

Si un ex no te lo hizo pasar muy bien por: exigencias, traiciones o manipulaciones es suficiente como que eso haya afectado tu autoestima hasta el punto pensar que no eres “lo mejor” para una nueva pareja.

Contar en tu pasado con relaciones no satisfactorias o esporádicas también puede hacer que ahora si tienes una estable, creas que no van a salir las cosas bien.

Otros pueden pensar que son malos amantes porque nunca han disfrutado plenamente de una relación sexual satisfactoria o porque no había suficiente “complicidad” con sus anteriores parejas o porque es muy autoboicoteador y negativo en su mente.

-Baja autoestima.

No sentirte sexy o atractivo, o que tu personalidad no es lo suficientemente carismática para atraer a tu pareja puede llegar a influir negativamente en tu relación actual.

-Tabús a probar cosas nuevas o miedos

Abrirse a nuevas experiencias por ser tímido e introvertido suele bloquear y que disfrutes de algunas actividades sexuales que seguro tu pareja desea hacer contigo, por lo que la comunicación sería vital para que puedas contar tus fantasías y deseos con total libertad a quien quieres. Temer no dar placer o que la pareja no llegue al orgasmo es otro temor común.

-Haber tenido alguna DISFUNCIÓN SEXUAL

Como por ejemplo; tener anorgasmia, falta de lubricación, vaginismo, disfunción eréctil, eyaculación precoz, etc. Creer que te puede volver a pasar hará que te pierdas muchas cosas nuevas.

-Tener Estrés

Por algo laboral, familiar o personal, puede hacer que tu cuerpo reaccione como si estuviera frente a una amenaza, te cueste desconectar y dar lugar al placer sexual.

¿Cómo superar este temor?

  1. Averigua si te ha pasado desde siempre o si solo te ha pasado en circunstancias puntuales. Así podrás definir mejor lo que te está sucediendo para poder entenderlo, al verbalizarlo y visibilizar el miedo será más fácil superarlo.
  1. Ten confianza con tu pareja y coméntale tus miedos. Explícale cómo te sientes para que juntos podáis buscar la manera de afrontar y superar esta situación.
  2. Descubre tu cuerpo para saber que te ofrece placer y que no, también aventúrate con el de tu pareja, no hay dos personas iguales ni que les tenga porque gustar lo mismo.
  3. Sube tu autoestima. Aprende a saber lo que quieres y pon límites. Tienes que tener más autonomía y confianza en tu cuerpo y acciones.
  4. Cuida tus hábitos, mente y cuerpo. Mantén una alimentación sana y equilibrada, haz ejercicio físico para mantenerte en forma.
  5. Controla tu ansiedad y estrés.
  6. Invierte tu tiempo para conocer a tu pareja y poder conectar en todos los ámbitos, sin presiones y con paciencia.
  7. Si ves que no puedes superarlo,pide ayuda profesional.

Articulo escrito 28 junio 2019 para La Voz de Galicia. Edición Lugo

Enlace

¿CONFUNDES AMOR CON ENCAPRICHAMIENTO?

¿CONFUNDES AMOR CON ENCAPRICHAMIENTO? 1280 720 AnaCastroLiz

El amor saca lo mejor de ti y te hace ser mejor persona, la “infatuación” es cuando te obsesionas y te vuelves gilipollas.

¿Te ha pasado alguna vez que has sentido una pasión irracional y adictiva hacia alguien?

Se habla mucho sobre en qué consiste eso del amor de pareja pero en realidad se conoce muy poco sobre sus verdaderos y sensatos síntomas, lo que llamamos “enamoramiento” no es más que un estado de enajenación transitoria que te hace ver a un sujeto como un dios o diosa del Olimpo pero eso no quiere decir que ames a ese ser o que sea una relación sana o realmente tengas que conectar con él.

Para algunos es muy fácil encapricharse y luego si no sale bien se “desenfatuan”, es decir, sacan a esa persona de la cabeza porque se dan cuenta que es contraproducente contra su salud física o mental (que es cuando ni comes, ni duermes, ni casi quieres respirar).

Síntomas del encaprichamiento

Este encaprichamiento, encoñamiento, enamoramiento-obsesivo o como lo quieras llamar, te puede paralizar ya que se basará en una expectativa irreal de lo que crees que es la felicidad, debido a que existe una falta de confianza y compromiso para que conozcas bien a esa otra persona y si de repente te “alucinas” sin conocerlo, será un sentimiento vacio, superficial y sobre todo sin base ninguna.

“Por lo tanto la infatuación es cuando crees que alguien es absolutamente perfecto para ti, y el amor es cuando te das cuenta de que no lo es y no te importa”.

Si vives con el corazón en un puño, estas todo el día emocionado, das saltos de alegría por cada esquina cada vez que te manda un wasap o llama por teléfono esa persona y no te centras en el trabajo, no comes, y solo quieres estar entre sus brazos, y deseas gritar al mundo lo enamorado que estás algo como: ¡por fin ha llegado la persona de mi vida!, no están mal esos síntomas pero analiza que, si existe algún contratiempo o problema y tu cara cambia de súper feliz a ansioso, o te vuelves inseguro, es que no es amor lo que sientes, sino que te sucede todo este rollo “infatuo”.

¿Sientes amor verdadero o “infatuación”?

-La Infatuación se centra en tu bienestar.

¿Nunca te has sentido así antes y esta relación es todo lo que siempre has querido? ¿Te sientes completo con esta persona en tu vida? Ten cuidado porque cuando solo te centras en lo que tú sientes, necesitas o quieres de la relación sin tener en cuenta a la otra parte de la pareja, estarás siendo egoísta e inmaduro y eso no es amor real.

-La Infatuación está llena de planes de futuro e inseguridad

Te  basas en enganchar a esa persona a ti, en que tenga que sentir como tú lo haces y sobre todo si quieres planificarle los próximos meses a tu lado. Si esperas algo de esa persona y le exiges que se comporte solo como te venga mejor a ti, según tus necesidades y que te complazca a cada paso, no es amor. Si no van las cosas como quieres y a la mínima de cambio te incomoda hablar por temor a una ruptura o no llegar a un acuerdo, tampoco es amor lo que sientes.

-El Amor de verdad habla de dos que son solo uno

Una relación tiene que ser un refugio seguro donde se debe sentir el apoyo de la pareja pase lo que pase, aunque no opinéis igual. El amor de verdad busca lo mejor para ambos siempre.

-El Amor te hace ser mejor persona

No hay necesidad de sufrimiento. Sirve de complemento uniendo las cualidades de cada uno y aceptando las debilidades del otro. Se vuelve una pareja más estable cada vez que se plantea una adversidad al buscar juntos las soluciones.

No se trata de estar siempre felices, sino de estar unidos el uno para el otro y de mostrar  amor a tu pareja, sin alejarla de tu lado. Ser capaces de querer demostrarle que puedes ser mejor cada día.

-El Amor es ser Amigos y Amantes

Compartir valores, aceptarse y respetarse, de buscar lo mejor para el otro. Sostenerse en las situaciones complicadas y dar aliento.

Cuando mires a tu pareja con ternura y sin juzgar, aunque no siempre te ofrezca lo que necesitas o seas feliz todo el tiempo, sabrás que estás amando.

Articulo escrito 21 junio 2019 para La Voz de Galicia. Edición Lugo

Enlace

¿ES POSITIVO QUE TU PAREJA CONOZCA TODO TU PASADO SENTIMENTAL?

¿ES POSITIVO QUE TU PAREJA CONOZCA TODO TU PASADO SENTIMENTAL? 1280 720 AnaCastroLiz

Los varones suelen mantener su reputación en alza aunque cuenten con una larga lista de amantes, en cambio una dama suele adquirir otro tipo de opiniones si funciona igual

Si conoces a alguien y comienzas una relación y ésta te preguntara; ¿cuántas parejas has tenido? o ¿con cuantas personas te has acostado?, quizás por temor a herir o que piensen que eres un “desenfrenado” (si lo has sido), ¿puede ser que ocultes cifras desorbitadas sobre tu curriculum-sentimental para quedar de santo-casto?.

Se supone que a más edad biológica, y si no has tenido muchas relaciones largas, puede ser que tuvieras mas amantes que la media nacional. Hay personas que llevan muchos años con la misma pareja y su computo es escaso u otras pudieron llevar una vida más asexual o monacal sin “catar” a nadie más pero lo que si es cierto que en estos tiempos que corren, son los más jóvenes, los que cambian de ligue con más frecuencia, incrementando su lista de amantes considerablemente año tras año porque es más fácil cambiar de persona que adaptarse y además está muy fácil el mercado sexual donde tener coito sin compromiso está de moda.

Ser honestos es una gran virtud aunque preguntar según lo que, sino estas muy seguro de que la repuesta te vaya a sentar mal, puede no ser prudente. Escudriñar en el pasado de tu compañero sentimental puede pasarte factura y cargarte de celos o entenderlo mejor, tú decides.

Tu vida en capítulos

El historial sentimental no es el mismo para todos, según una encuesta sobre “Hábitos sexuales de los españoles”, los varones confesaron tener una media de: siete parejas sexuales en su vida, y las damas: tres. Si esa encuesta se centrara en gente de más de 40 años, ¿qué cifras rondaría?.

Atreverse a contar un pasado repleto de experiencias sexuales o escenas divertidas puede dejarte en un lugar poco interesante frente a tu nueva pareja y más si has sido alocado, porque pudiera pensar que no eres muy comprometido pero lo que sí es cierto que hacer repaso del curriculum-sentimental, ayuda para reflexionar primero a ti mismo sobre cómo ha sido tu comportamiento y aprendizajes con tus exparejas, si duras mucho o poco o en que sueles fallar. Y segundo a que te conozcan un poco mas.

Si a los comienzos de una relación se tuviera que “pasar por una entrevista” como de un trabajo presentando la experiencia emocional, seguramente muchos no pasaban ni el proceso de selección.

Nada es eterno

El concepto de pareja ha cambiado, no se busca a alguien con el fin de perpetuar la especie o convivir eternamente juntos, eso ya es caduco, sobre todo con los problemas de conciliar vida familiar y laboral de nuestra sociedad.

La pareja es un anexo para ser feliz y si algo rompe el equilibrio no se tiene porque “aguantar” ni seguir, si te quedas soltero volverás a reiniciar un nuevo ciclo donde muchos se vuelven a pensar muy mucho eso de comprometerse de nuevo. Así va creciendo un currículum-sentimental debido a, ¿una “vida amorosa llena de mala suerte? o ¿es que eliges mal? . 

Los expedientes ocultos del pasado

Si te basas en: a mi no me vuelve a pasar eso o yo no ahora no paso nada … tratando de no repetir errores, no es mala idea pero al volverte a enamorar te vas a “estupidizar” de nuevo y volverás a “cagarla” nuevamente porque aquello que mas rechaces, se repetirá.

Al conocer a una nueva persona, tarde o temprano, desearás averiguar cosas de su pasado, no vaya a ser que por exceso de ‘infracciones’ y ‘estafas’ en su haber, te enfrentes a un reincidente “asesino de corazones en serie” y tú seas la próxima víctima. Ese afán de querer controlar y dominar todo en tu vida, puede hacer que te pierdas de conocer a esa persona partiendo de cero y le harás pagar tus miedos o traumas del pasado, sin venir a cuento.

Si tu pareja ha puesto los cuernos a todas sus relaciones anteriores y te lo confiesa, ¿creerás que serás tú la próxima víctima?, si quieres que alguien sea transparente contigo no lo censures sobre su pasado, o lo aceptas o no, pero céntrate en cómo es contigo.

¿Borrón y cuenta nueva?

Dice un refrán: “lo que no fue en tu año no te hace daño”. Los antecedentes pueden ser indicadores de que alguna gente no cambia pero no siempre es así. Si vuelves con una “ex pareja” y entre medias han existido más personas, ¿deberías saber con quién estuvo durante ese tiempo que no se vieron?.

Estar con alguien implica ACEPTARLO con todo lo que es, los fantasmas del pasado en ocasiones complican el maravilloso momento presente impidiendo llegar a tener un posible “estupendo futuro”.

Articulo escrito 14 junio 2019 para La Voz de Galicia Edición Lugo

Enlace

EL ENGANCHE SEXUAL

EL ENGANCHE SEXUAL 469 1280 AnaCastroLiz

¿Te has sentido atrapado en una relación y no entiendes que haces ahí metido o lo que debes aprender?

Mucho se escucha eso de “soltar para avanzar o ser feliz” pero, ¿cómo lo encajas cuando estás muy “metido” en una relación donde algo no te cuadra o todo no es como tu quisieras, pero el sexo que tienes junto a esa persona te atrapa de forma increíble?, incluso si ha pasado mucho tiempo pero sigues recordando a ese ser humano, ¿qué haces con tu vida?.

Cuando te pones pretextos o excusas para no saber cómo dejar una relación que supuestamente puede estar bloqueando tu vida, sería interesante aceptar como te sientes, y luego sentirlo tal y como sea, para luego actuar con madurez y darte cuenta que si todo tu foco de atención esta puesto en esa persona, eso hará que no dejes entrar otra cosa nueva en tu vida por la energía que esa relación te está consumiendo. ¡Solo tú puedes resolver este entuerto y te voy a explicar cómo!.

Hazte estas preguntas: ¿qué te aporta esta persona?, ¿ha mejorado tu vida desde que la tienes? ¿Qué sucedería si no estuviera? ¿Qué sientes cuando no estás con ella? ¿Qué le aportas tú a su vida?

Plantéate como desvincularte y te voy a explicar cómo en este articulo a ver si consigues aclararte.

Idealización sexual

Lo que podría hacer que dos personas estén unidas por un “enganche” es: no tener autoestima y no quererse ni entre ellas y posiblemente tengan miedo a estar solas. Continuarán juntas porque se entienden muy bien en la cama y se han idealizado tanto en este tema, que creerán que están con el mejor amante del mundo y que jamás van a encontrar a nadie igual.

En realidad lo que sostiene una pareja sana es la capacidad de llegar a acuerdos para sobrellevar el día a día, con decisiones de todo tipo, entenderse, respetarse y tener montón de compatibilidades, además de admiración mutua, sinceridad, comunicación, respeto y apoyo.

Pero esta idealización a nivel sexual, cuando estas con alguien de quién no te das desprendido, es por estos motivos:

-Como en el sexo es donde es fácil ponerse de acuerdo y más si esa persona te saca como nadie placer, eso te anima a estar ahí metido.

-Es fácil acostumbrase a la espiral de: “hay bronca, nos enfadamos, te odio, y al final hacemos las paces con sexo”. Eso puede resultar hasta de afrodisíaco y de un gran condimento sexual.

-Cuando hablamos de parejas o relaciones donde la química sexual es muy potente y el comportamiento es muy toxico, es complicado encontrar a otra persona que sintonice con esa forma de funcionar, porque uno se acostumbra a lo que tiene y creen que merecer ese trato.

-Existe un juego en todo este tipo de relaciones: uno es quien domina y el otro es quien es sometido, el sexo forma parte de cualquier situación, encontrando en ese desahogo el momento de relax que tanto necesitan, por eso se produce “el polvo de la reconciliación” .

-Se tiene miedo a si lo dejas a esa persona, a cómo será tu vida después. Se huye de lo desconocido.

-Tenemos un sentimiento de apego muy negativo, desarrollado desde bebes que cuando algo nos atrapa lo hacemos tan nuestro, que todo girará entorno a eso y la costumbre que adquirimos formará parte de nuestra vida para siempre.

Falsa creencia

Los enganches los padecen tanto hombres como mujeres, pero las mujeres sufren mucho mas esta creencia, donde desarrollan un comportamiento de “buena amante” para enloquecer a un hombre en la cama, para que el la ame para siempre, para poder manejarlo a su antojo. Pensar que el sexo va a resolver tu necesidad de amor es estar muy equivocado, solo te va a facilitar pequeños momentos de idealización pero el abuso de él, hará que se hagan más grandes tus complejos.

Suelta para avanzar 

Para soltar cualquier persona es importante descubrir qué obtenemos al mantenernos en esa posición de seguir a su lado, reflexiona qué creencias y pensamientos equivocados tienes para estar ahí metido, al descubrirlos puedes hacer los cambios necesarios.

Elabora un buen análisis, honesto, de las emociones que te están afectando, para ver cuál es la causa de ellas y así, darte cuenta de a lo que te estás aferrando, sobre todo hasta que no llegues a la conclusión de lo que debes aprender e integrarlo en ti, no darás cortado con esa persona.

Por un momento, compara esa relación a un globo de helio, llénalo con tu aire, mientras piensas en todo lo bueno que te ha dado y luego lo sueltas viendo como se aleja hacia el cielo, mientras tú le dices adiós con mucha paz.

Deja ir tu pasado para vivir tú ahora, fijando tu atención en todo lo que haces en cada momento. Para dejar ir una relación debes cerrar el círculo y elaborar un duelo, cambiando esas creencias tan adquiridas de toda tu vida que te han hecho sufrir.

Ejercicio de liberación

  1. Piensa en la persona a la que estás enganchado emocional y sexualmente, y en todo lo que has vivido y sentido junto a ese ser, tanto bueno como no tan bueno.
  2. Sitúala en tu presente, imagina a esa persona sentada frente a ti, y pregúntate: ¿Qué sientes ahora estando junto a él o ella? ¿sientes que sigues dependiendo? ¿sigues conectado físicamente? Visualiza un cordón que sale de tu cuerpo y siente si se une a alguna parte de esa persona, ¿lo puedes sentir y notar aun? ¿localiza donde estáis unidos?
  3. Imagina como te sentirías si pudieras cortar eso que te une.
    ¿Cómo te sientes?
  4. Vuelve a centrarte en esa persona y ahora descubre en que te beneficia estar “enganchado a él/ella?
  5. Siente que eres alguien mucho más fuerte, más seguro y llena de cualidades tantas como necesites sentir, eres una versión mejorada de ti y que solo sientes afecto por la otra parte, desde la distancia de haber pasado mucho tiempo sin estar juntos. Corta ese cordón y disfruta al hacerlo.
  6. Ahora nota como ya no existe dicho vínculo, al mirar a esa persona y solo siente agradecimiento por todo lo aprendido y vivido, integrando en ti todo lo bueno.
  7. Proyecta un futuro donde te relacionas con otras personas diferentes, siente tu conexión contigo mismo y cómo quieres funcionar a partir de ahora en el amor.

Articulo escrito 8 junio 2019 para El Progreso de Lugo

Back to top