SOBREVIVE A LA NAVIDAD

SOBREVIVE A LA NAVIDAD

SOBREVIVE A LA NAVIDAD 235 640 AnaCastroLiz

Como llevar la fiesta en paz con tu familia y pareja, puede resultar toda una odisea

Nos creemos que estas fechas va a pasar lo mismo como la típica película de Love Actually, por ejemplo, donde todo el mundo se besa y se declara amor, y allá donde camines te perseguirá la canción de Christmas is all around”, pero en la realidad no todo son villancicos.

Hay algo en la Navidad que nos activa las emociones y nos pone tontorrones, fomentando que tengamos que disfrutar de nuestra familia en las comidas y cenas típicas, más y mejor que en cualquier otra época del año.

Preparar la mejor mesa del mundo con los manjares más exquisitos, y vestirnos para esos banquetes con el mismo jersey que tiene un reno de adorno, que nuestra pareja, porque así molamos mas y damos imagen de pareja feliz.

También es una época temida por lo que pueda acarrear, o darse las peores discusiones familiares, _muchos se deprimen aun mas_ y acabar en divorcio en enero.

Al regresar por unas horas a tu hogar paterno y materno, es lógico que se produzcan roces y conflictos, se acogen familiares en casa, te reúnes para ver a; suegros, nueros, cuñados, tíos, sobrinos o primos, puede ser un terrorífico plan que te haga vivir una pesadilla de la que desees pronto despertar en el mes de julio.

Situaciones Familiares

Las mesas navideñas pueden ser más estresantes que conducir por una carretera llena de jabalís, si tú llevas el marisco siempre va a decir tu cuñado, que él conoce un sitio donde esas vieiras estaban a mitad de precio y de mejor calidad. Son muchas las situaciones bochornosas que puedes vivir pero pasas de todo, porque le debes tanto a tu familia, sobre todo si has ido a comer todos los fines de semana del año y te han ahorrado mucha pasta para que luego puedas hacerte algún viaje.

Temáticas Conflictivas

Política: Evita este tema, si tu pareja tiene una opinión contraria a ti, o tu suegro, podéis acabar mal, habla de futbol y la selección nacional, de Manolo el del Bombo, que eso siempre une mas.

Economía: Hablar de lo que te costaron los regalos o los langostinos no queda bien, es mejor valorar el trabajo de las cocineras y lo rico que esta todo.

Tecnología: ¿Qué haces si estás en la casa DE TUS SUEGROS y todo el mundo está con el móvil a vueltas? Pues proponles que dejen de subir videos a sus redes sociales en directo y os conozcais como hacen en el anuncio de Ikea, ese tan impactante donde echan al que no sabe si le preguntan algo sobre un familiar.

La primera vez con los suegros

Estrenarse con los suegros te convierte en el máximo protagonista. Pongan lo que sea en el plato, tienes que comértelo todo. En esa santa casa acabas de descubrir las partes que no te encajaban de tu pareja, veras el fiel reflejo del espejo en su madre o padre, o ambos. Si pasas la prueba ya eres uno más y si te toca fregar platos al lado de tu churri, eso te unirá más que ver la serie de “Narcos” juntos. Dormir en la habitación de “solter@” de tu pareja y que te enseñe todos los “recunchos” de la casa, incluyendo visitas guiadas sobre: “allí me caí y me hice esta brecha”, etc, es algo único y especial.

Tolera a tu familia política aunque tenga costumbres diferentes a las tuyas. ¡No hagas diferencias entre las dos familias (propia y política) y haz regalos similares!. Deja que tu pareja tenga una relación fluida con su familia sin que tengas que estar “pegado” o tenga que contarte todo lo que hace con pelos y señales, cuando no estás tus presente.

Si llevas poco tiempo de relación, e intercambiáis regalos en Navidad, serás más original y te gastarás más dinero. Cuando llevas más tiempo sueles dar un sobre con una tarjeta donde ponga: “canjear por lo que tú quieras” que al final eso queda en nada. ¿No sabes ya cómo sorprender y los regalos se convierten en un quebradero de cabeza? ¡seguro que siempre hay algo nuevo con que maravillar al otro!, busca ideas, rasca el bolsillo, rompe el cerdito de los ahorros, y que la magia de la navidad te ilusione con generosidad.

¿Tu familia o la mía?

¿Con tus padres o con los suyos?, ¿cada uno con sus familias?, es un dilema. Sea cual sea la combinación se avecinan tiempos de batalla para la pareja. Si no soportas a tu familia política y tienes que pasar por el “aro” de ir a visitarlos, ¡es una putada! o si estás muy apegado a tus padres y no los quieres dejar solos pero a tu “churri” le pasa lo mismo, ¿qué hacéis? ¿Quién da el brazo a torcer?. Si eres soltero, o tu relación es todavía informal, se soluciona fácil; cada uno en su casa “y listo” pero si la relación es comprometida y tienes críos_ ahí la cosa cambia. Cumplir con obligaciones y querer quedar bien con los demás podría hacer que no tuvieras en cuenta a la persona que duerme contigo, y debes darle prioridad.

Estableced lo que estáis dispuestos a hacer con ambas familias y no os dejéis dividir por ellas, permaneced juntos. Compartir comilonas y indigestiones es una gran prueba sentimental: resacas y gases, almax y manzanillas, ¡fusionar todo eso puede resultar hasta divertido!.

Ubícate

En las comidas familiares, siempre siéntate junto tu mejor aliado, de no poder estar al lado de tu pareja. Estén receptivo y sé educado con todos incluso con los antipáticos, piensa que lo que más te molesta de esa persona, puede ser que no lo creas, pero seguro lo tienes tu también. La navidad solo sucede 15 días cada año, son unas cuantas horas que enseguida pasan, piensa en quien tienes a tu lado y no en quien ya no está contigo, ¡disfruta del mejor regalo que te da la vida que es ese momento!.
Si te has unido a alguien, debes ser independiente y si deseas que funcione, pon límite a; tus padres y suegros. Valora su opinión pero no dejes que “mangoneen” tu vida como cuando eras un niño. Si respetas a los tuyos fomentaras que tu pareja haga lo mismo, si das pie a “cotilleos” o quejarte sobre lo que hacen tus hermanos o dicen tus cuñados, luego no “corrijas” a tu pareja si los juzga o pone “podres” y recuerda ¡sé Feliz en Navidad y también después!.

Articulo escrito para El Progreso de Lugo, 22 diciembre 2018

Dejar una Respuesta