ser humano

¡HUMANIZEMONOS POR FAVOR!

¡HUMANIZEMONOS POR FAVOR! 469 1280 AnaCastroLiz

El control de la distancia con los demás ha desencadenado alguna que otra fobia social y diferentes patologías con falta de empatía

Adaptarse a tantos cambios en poco tiempo ha favorecido que surja la capacidad de supervivencia, pero también el nacimiento de diversas patológicas psicológicas, fobias sociales, obsesiones y manías como puede ser el síndrome de la cara vacía, de moda en estos últimos tiempos, es la que sufren muchas personas al dejar de usar la mascarilla, que les supone tener miedo al contagio, sienten agorafobia, y terror.

Tiene lógica que donde se ha encontrado una medida de contención para no contagiarse, como se considera que es la función de las mascarillas,la mente humana se ha programado para sentir seguridad, por lo que algunos conciben que quitarla sería perder esa “tranquilidad” que les ha costado tener, por eso surge este síndrome.

Lo realmente preocupante de nuestra realidad actual es cuando se quiere ejercer de policías o jueces sobre lo que hacen los demás, algo que les hace estar en un estado de agitación, agresividad y alerta constante, en vez de ejercer de ser humanos afectivos y empáticos que deberían centrarse más en sus propios pensamientos y acciones, que eso si los pueden cambiar o en la importancia que tiene mostrar la cara y sonreír a los niños más pequeños y facilitarles respirar aire puro para su desarrollo neuronal y emocional, que son los grandes olvidados de las posibles secuelas que pueda traer todo esto.

Para todos aquellos que padezcan este síndrome, les facilito las siguientes herramientas terapéuticas para poder llevarlo lo mejor posible.

¿Cómo enfrentarse al Síndrome de la cara vacía?

 

  1. Aceptación de lo que sientas. Identifica a lo que temes y entiende que forma parte de ser humano sentir emociones.
  2. Respeta aquellas personas que funcionen diferente a ti y sean o más despreocupadas o vivan sin miedo.
  3. Recuerda como era tu vida antes de todo esto y de lo que disfrutabas, intenta recuperarlo dentro de lo que cabe.
  4. Céntrate en respirar al aire libre, pasear en la naturaleza y disfrutar del exterior ahora que es verano.
  5. Vete poco a poco, retirando el uso donde no haya absolutamente nadie, para ir poco a poco sintiendo que puedes ir sin ella en espacios donde exista distancia.

¿Pero qué explicación existe para entender por qué algunas personas les afecta la situación pandémica y le hace perder el contacto con lo más sensible y emocional del ser humano?

El Apego

Es el lazo emocional que establecemos con las personas significativas de nuestra vida, con las que compartimos sentimientos de pertenencia y seguridad. Son “hilos” que nos unen y forman parte de nuestro “tejido” emocional, desde edades muy tempranas, si estos vínculos afectivos son adecuados, generarán seguridad y pertenencia, y fomentarán uniones sanas con otras personas y con nuestro entorno, sin ser dependientes.

Los diferentes tipos de apego negativo que puede desarrollar una persona al ser adulta son:

  • Los adultos que tienen un apego «evitativo» son personas que tienen poco contacto con sus emociones, y llegan a rechazarlas u ocultarlas. Suelen ser solitarios y no muestran el sufrimiento o la queja. Se centran en ellos mismos, tienden a desconfiar del resto. Desarrollan una falsa imagen de fortaleza y frialdad, acaban generando síntomas de ansiedad, personalidades de este tipo llevan peor todo lo que estamos atravesando.
  • Los adultos que tienen un apego «ansioso-ambivalente» suelen ser personas temerosas, pasivas o agresivas, y con baja autoestima. No se sienten responsables de nada por lo que tienden a culpar al resto de sus problemas. Sus reacciones emocionales son excesivas (sienten agresividad o tristeza descontrolada), suelen tener poca contención emocional, generan muchos conflictos por estas reacciones con los demás y no suelen modificar esos comportamientos.
  • Los adultos que tienen un apego «desorganizado», surge como resultado de vivencias infantiles violentas física o emocionalmente, algo que genera en la personalidad de un adulto comportarse con mucho miedo, incertidumbre, y falta de coherencia y orden. Necesitan que los demás satisfagan sus necesidades. Si no lo hacen, contendrán sus emociones, pero cuando éstas afloren, serán exageradas y descontroladas. En la vida adulta pueden desarrollar psicopatías, trastorno límite de la personalidad o histriónico.

Cuando este tipo de apegos no son tratados con terapia, podrían derivar en psicopatologías mucho más complicadas de soportar.

Como ser más humanos

La combinación de los sentimientos y nuestra manera de usar la racionalidad es lo que nos da esa capacidad de ser humanos. Somos capaces de amar, llorar, reír, divertirnos, pero también de vivir con ansiedad, de darle vueltas a las cosas de usar la lógica y llegar a conclusiones, de conversar, y ser empáticos.

Cuando dejamos de tener pensamientos positivos o de sentir emociones bonitas el instinto nos relega a ser totalmente: fríos, manipuladores, calculadores, racionales, obsesivos. Los asesinos reprimen sus sentimientos de manera total y dejan de ser humanos para poder enfocarse en el daño que ocasionan.

Si te sientes desconectado de tu existencia, te facilito los siguientes pasos para reconectar con tu parte más humana:

  • Demuéstrate que te gusta ser humano: reflexiona sobre tu vida y todas las situaciones en las que estuviste cerca de tus emociones, y de las personas que quieres.
  • Confía en las personas que dices querer y te quieren.
  • Sé transparente y usa la sinceridad.
  • Acepta tus compromisos con alegría y agradecimiento.
  • Conecta con tus hobbies, trabajo y tiempo libre, intenta crear situaciones que te hagan sentir útil.
  • Pasa tiempo de calidad con los tuyos, comparte lo mejor que poseas para hacer sentir bien a tu gente.
  • Si hay algo de tu entorno que difiere de tus gustos o preferencias, usa la crítica constructiva y sobre todo el respeto.

Artículo escrito 17 julio 2021 para El Progreso de Lugo y El Diario de Pontevedra

Back to top
Abrir chat