cuarentena

EL DESAMOR EN TIEMPOS DE CUARENTENA

EL DESAMOR EN TIEMPOS DE CUARENTENA 469 1280 AnaCastroLiz

El confinamiento más amargo: algunos pasan esta experiencia a distancia de su pareja y otros rompen

¿Estas “aburrido” de ver en Instagram videos donde todo el mundo hace cosas en pareja encantadas de la vida?. Que si cocinando juntos, haciendo ejercicios, gritando su amor con miles de muestras de afecto, mientras que a ti te ha pillado todo esto; separado de tu pareja o acabas de romper tu relación y lo ves todo de color “amargura total”.

No poder hacer ninguna de las rutinas que estabas acostumbrado para desconectar cuando tenías un problema, donde recurrías a; tomarte algo con tus colegas para echarte unas risas, o salir de copas, o te dabas unas vueltas a la muralla, o te “machacabas” en el gimnasio, o ibas de compras, o cambiabas tu look en la peluquería, o te hacías un retiro espiritual, etc, todo este confinamiento provocado por la Pandemia Mundial del Covid-19 ha influido radicalmente en tu forma de reinventarte en tus “momentos más chungos” adaptándote cómo puedes a lo que tienes, que es: tu casa y tu soledad.

 

El espacio que enamora

¿Cuántos días pasarán hasta podernos abrazar? Se preguntarán muchas parejas que les toca vivir todo esto separados. Si antes no eras muy cariñoso, a lo mejor ahora te das cuenta lo que te gustaría hacer si tuvieras delante a la persona que amas. Estás aprendiendo a gestionar todo lo que extrañas, y a mostrar tus emociones, desde lejos, metido a fondo en tu espacio individual donde te estas conociendo como nunca lo has hecho antes para saber cómo convivir mejor después.

Al usar las videollamadas valoras los pequeños detalles. Os tele transportáis al inicio del enamoramiento, con aquellos wasap de; “buenos días cariño, que tal descansaste”, y los “te extraño mucho”, acompañarse en distancia cuando se vive en escenarios distintos, une mucho porque deja aflorar la parte más romántica y se retoman conversaciones trascendentales, donde se establecen proyectos para hacer cuando todo termine.

El mundo ahora lo contemplas desde tu balcón, desde ahí trasmites tu día a día a tu pareja, le hablas; del que canta, o el que toca una guitarra, del que ameniza con música las 8 de la tarde o cuando tu mirada queda clavada en una ventana donde observas a una pareja que aplaude y te mueres de envidia porque desearías que fueras tú y tu amor.

 

Pequeños detalles

Una relación se salva gracias a los pequeños detalles, si cambia tu actitud hacia como quieres que sea tu vida a partir de ahora, con el tiempo que tienes para reflexionarlo, ¿porque no vas a trasformar la forma que tienes de demostrar afecto? Los pequeños detalles se convierten en grandes gestos de amor cuando se hacen desde el corazón. ¿Cuánto darías ahora por poder disfrutar de una mañana desperezándote lento y mimoso a lado de la persona que quieres?, o prepararle un desayuno y simplemente escuchar como cuenta sus cosas, aunque no te interesen o pararte un momento para mirarla a los ojos y decirle lo que sientes.

¿Cuantas caricias se te han escapado cuando estabais juntos, o besos por disfrutar, hacer sorpresas sencillas para recordarle cuando te importa, hacerle más caso que a la película que estás viendo en la tv o haber hecho más veces el amor?.

Estos pequeños detalles son los que hacen que tu pareja se sienta valorada y querida, quizás todo eso lo estés aprendiendo en soledad para ponerlo en práctica cuando vuelvas a estar juntos, es un tiempo para priorizar lo que realmente importa, para acercarte a lo que quieres de verdad.

La ruptura inoportuna

Si estas repleto de ansiedad frente a la inseguridad de lo que sucede a nivel mundial con la pandemia, que se ceba diariamente con miles de afectados y fallecidos, poniéndote triste por las desgracias ajenas, el estrés postraumático que esto arrastra, si esto fuera poco, atravesar por una ruptura sentimental, es el colmo de las pruebas de fortaleza que te puedan suceder en la vida. Pero siempre puede haber cosas peores.

Pasas de sentirte paralizado y desorientado, negándote lo que vives, sin saber muy bien lo que vas hacer mañana. Perder a quien quieres es un “shock” muy duro. Comerte el mal humor y la tristeza en soledad, piensas: ¿qué será de mi vida después?, pasas por recuerdos buenos, y feos sobre tu ex, en forma de bucle cada día, sin poder recurrir a lo que sabias hacer para animarte. Analizas qué salió mal y de quién es la culpa, llenándote de rabia hacia él o hacia ti mismo por el fracaso, queriendo volver cuanto antes hacer vida normal en la calle y superarlo, pero eso no puede ser aún.

Duelo Colectivo

Estas pasando por dos traumas al mismo tiempo, adaptarte a la situación estresante producida por el coronavirus (pérdida de tu rutina, estabilidad, trabajo y conectar con otros, etc) que es un duelo colectivo y atravesar el duelo sentimental.

Una de las mejores cosas que puedes hacer para afrontar la ruptura en tu vacío doloroso, es: escribir sobre tus emociones, habla mediante un boli y una libreta de cómo te sientes y qué necesitas. Organiza tu rutina y actividades, pero respeta tus momentos de calma y reflexiones, pide ayuda a los tuyos y profesionales, a distancia también pueden acompañarte.

La mejor forma de sobreponerte es también ayudar a otras personas, ten presente la soledad de un anciano que vive solo por el confinamiento, el temor que puede tener un hijo a contagiar a sus padres mayores, la preocupación de un profesional sanitario por desempeñar su trabajo y no contagiarse ni infectar a nadie, la injusticia y frustración de ver como mueren personas sin poder ayudarlas, no poderte despedir de un familiar que acaba de fallecer o saber que te vas a  morir porque estas muy enfermo.

Infinidad de circunstancias complicadas de digerir que ha propiciado un caos emocional mundial que no sabemos cómo ordenar, pero incentivan a todas esas personas a reinventar una nueva existencia.

Permítete estar mal y modula la información que recibes y con quien compartes tus angustias, date tiempo para aprender a convivir con tu nueva vida y volverás a brillar.

Articulo escrito 25 abril 2020 para El Progreso de Lugo