autoboicot

LA HERIDA DEL ABANDONO

LA HERIDA DEL ABANDONO 469 1280 AnaCastroLiz

¿Cuántas veces has querido alcanzar algo en la vida, tener una pareja, ahorrar dinero o tener estabilidad y no lo has conseguido?

Quizás tus “fracasos” se deban al autosabotaje que te haces mentalmente y no a la mala suerte como creías. En este artículo pretendo abrirte los ojos del porque te sucede este tormento y lo que tienes que hacer para sanar esta herida que ha surgido por haberte sentido abandonado en tu infancia.

Las ausencias

Vamos a la deriva cuando no encontramos un sentido a nuestra existencia, o no nos gusta nuestro trabajo, igual que si de niño sentiste la ausencia de tu madre o padre, porque te maltrataba, o porque tu progenitor estaba enfermo, era alcohólico o no te prestaban atención. Si no te sientes amado en la infancia, te acarreará muchas insatisfacciones de adulto, y ese trauma hará que no seas capaz entre otras cosas de establecer relaciones estables de pareja, porque desconfiarás de sus intenciones, arrastrarás rabia o tristeza, que no sabrás como expresar y lo peor, meterás la creencia en tu mente de que no puedes ser feliz, amado o que no merece la pena luchar por tus propios sueños porque no te permitirás tenerlos.

Establecerás vínculos buscando la aprobación y el reconocimiento, o sintiendo que das más que recibes. Y esa huella se reactivará cada vez que te sientas: no escuchado, no entendido, no valorado, no mirado, no tocado o no amado y te paralizarás de nuevo.

Identifica cómo te autosaboteas

  • Existen tres mecanismos de defensa muy típicos, y son estos:

La primera es el “engaño” que te haces cuando valoras de forma equivocada tus fortalezas y debilidades, lo que puedes llegar a conseguir o lo que temes, eso hará que tomes decisiones inadecuadas. De esta manera te impondrás metas inalcanzables o te creerás a veces que eres “muy guay” cuando no corresponde, o que no vales nada de cara a los demás, aunque tus resultados digan lo contrario.

La segunda es “etiquetar” de forma pesimista todo lo que te rodea, porque solo piensas negativamente sobre ti mismo y los demás, y eso limitará tus éxitos.

Y la tercera, es el “autoabandono”, donde no darás prioridad a tus necesidades y te descuidarás emocional y físicamente (no sabrás poner limites a los demás, dejarás de mimarte, asearte, serás desordenado o impaciente,etc).

·         Además, con estas 4 estrategias de justificación te darás cuenta cómo te proteges del fracaso: 
  1. Empiezas mil cosas y las dejas a medias, o las abandonas con cualquier excusa. Si no acabas nada no tendrás la posibilidad de fracasar, ni de saber si eres capaz de lidiar con el éxito, pero tampoco conocerás el placer de conseguir tus objetivos y de demostrarte a ti mismo si eres competente o valido.
  2. Procastinas, si dejas todo para después y no te esfuerzas lo suficiente, siempre podrás echar la culpa a que no has invertido suficiente tiempo y esfuerzo, no vaya a ser que si dedicaras toda tu atención y amor a un proyecto o relación, y no saliera bien, si descubrieras que el fallo esta en ti, no lo soportarías.
  3. Eres perfeccionista, o lo haces todo impecable o no lo haces, y eso te acaba estresando. Y esto lo solucionas de la siguiente manera: atreverte a correr los riesgos que surgen en tu momento presente sean como sean y permítete ilusionarte escuchando tus deseos, esos que brotan del corazón.
  4. Vas de Don/Doña excusas, repites frases como: “ya tengo una edad para no hacer determinadas cosas”, o “no tengo tiempo, o dinero para hacer tal tarea, etc”, todos esos límites te los pones tú. Debes de hacer de tu objetivo tu prioridad y dejarte de tonterías.
Si de das cuenta que tienes todos esos comportamientos anteriormente citados, pregúntate; ¿por qué me comporto así y qué estoy sacrificando? ¿si no tuviera miedo y supiera que no voy a fracasar, qué haría?

¿Cómo sanar?

La herida del abandono puede sanarse al empezar a quererte y ser capaz de perdonar ese pasado que arrastras, y cortar como quien corta el hilo que te une a cada una de esas personas que te han provocado esa sensación de ausencia a lo largo de tu vida, y sobre todo tus papas. El desbloqueo se produce cuando hacemos consciente esta parte de nuestro inconsciente que nos está machacando, cuando rompemos creencias, y cuando nos permitimos vivir en paz con el pasado. Al detectar y transformar recuerdos traumáticos de la infancia se puede liberar la mente y encontrar el alivio emocional.

El autosabotaje es el grito de un conjunto de emociones reprimidas y no aceptadasacerca de ti mismo que has ido adquiriendo con gran fuerza desde esa herida que se ha formado en tu inconsciente. Es la parte más oscura de ti que ha tomado el control de tu vida y es en quien te has convertido. Todos esos comportamientos tan limitantes surgen para que te pares a mirar dentro de ti y modificar lo que no te hace feliz.

Algo tan esencial como aprender a cuidar de ti mismo, de priorizarte cada día para desconectarte poco a poco de la ira y del resentimiento de tu infancia, te permitirá dejar de ser cautivo de las heridas del ayer.

El autosabotaje te ha servido como un mecanismo de defensa para evitar el abandono y rechazo de tu madre.
Podrás pensar inconscientemente: «No puedo ser totalmente feliz o exitoso si mi madre está sola, triste, amargada, etc.» Este es el punto de vista del niño o niña, que aún habita en ti, ese que aún piensa que su supervivencia depende del bienestar de su mama y que ésta le ha hecho creer que debe complacerla en todo por siempre. Lo que debes superar es sobrevivir a ese abandono y rechazo, sea real o simbólico, dejando de complacer a los demás, y buscando siempre la aprobación externa.

Separa tu vida de antes a la de ahora, en tu infancia necesitabas la aprobación de tus progenitores para sobrevivir, pero ahora de adulto eres capaz de atender tus ilusiones tú solito, aunque no contenten a todo el mundo. Al apropiarte de tu valor interno debes estar dispuesto a ser malinterpretado, ignorado por los demás, pero sentirte siempre seguro y amado por ti mismo. Cuando te sanas puedes disfrutar de todo lo que reposa en tu interior que es ilimitado.

Articulo escrito para El Progreso de Lugo, sábado 7 diciembre 2019.

HAZTE ALIADO DE TU ENEMIGO = TU BOICOTEADOR

HAZTE ALIADO DE TU ENEMIGO = TU BOICOTEADOR 480 360 AnaCastroLiz

¿Tienes miedo a que te pasen cosas buenas, y no prosperas o te va mejor en la vida porque te da vértigo el cambio y no te crees merecedor de ello?.

Si te digo que tu peor enemigo eres tú mismo, ¿qué te parece?. Posiblemente llevas toda la vida justificando tus fracasos que son debidos a: el destino, tus padres, tu jefe, tu ex pareja o a saber qué o quién.

El autoboicot, consiste en ponerse trabas a uno mismo, y creer que no eres capaz de alcanzar tus deseos en tu vida: laboral, afectiva, social o familiar. No sabes cómo salir de ese “agujero negro” donde tropiezas en más de lo mismo, una y mil veces.

Te dices cosas como; “pero que me creo yo, sino soy nadie”, “me va salir mal”, “no voy a conseguir lo que quiero”, “a ver como salgo después de todo el embrollo”, etc. Si es así, sigue leyendo quizás te pueda ayudar.

El poder del lenguaje

Somos unos auténticos, profetas y decretamos con las “profecías auto cumplidas” nuestras angustias. El lenguaje influye en lo que pensamos, en lo que hacemos, y es el verdadero motor de nuestras vidas y no le damos atención.

Esos pensamientos tan automáticos,  están a un  nivel » inconsciente», que es donde guardamos los recuerdos, son los que nos machacan la mente pensando en todo lo pasado y negativo. Nuestras decisiones, emociones y comportamientos dependen en un 95% de ese inconsciente.

Esa “vocecita” dentro de nosotros es nuestro “ego” boicoteador que se engancha enormemente a lo que tanto repetimos: «no puedo fallar» o «no quiero tener ansiedad», etc. Así que solo verá a lo que temes y sucederá precisamente lo que quieres evitar, sobre todo porque no dejas de repetirlo.

Reformularte

Aprende es a decir  lo mismo de forma positiva y afirmativa. Tiene más impacto en nuestro comportamiento decirnos: «voy a intentar hacerlo bien» o «conseguiré mis sueños», cosas asi, etc.

Somos muy susceptibles a las «etiquetas» le ponemos nombre a todo; «esto no lo hago bien», busca como expresar lo mismo de forma positiva llevandolo a tu presente, por ejemplo; “hoy no me salió bien, aprenderé y lo mejoraré para la próxima vez”.

Autoboicot en el amor

Estamos tan acostumbrados al drama que cuando conocemos a alguien y nos basamos en experiencias pasadas que no salieron bien, comenzamos a programarnos para un resultado nefasto, al romperse esa relación nos frustramos porque no fuimos como somos y nos sentimos culpables por lo que no hicimos.

Las canciones, películas, libros o historias que conocemos hablan de amores sufridos, amores que luchan, amores imposibles, todo el mundo pasa por auténticos “valles de lagrimas” para terminar juntos, ¿pero tiene que ser así?

¿Por qué somos así?

  1. Tenemos una gran falta de amor propio. Debes sentirte merecedor del amor de verdad y concederte el derecho de ser amado con toda su plenitud.
  2. Existe un patriarcado en la historia de la humanidad que nos ha marcado a las mujeres para reprimir nuestras emociones y no mostrar nuestra seguridad, es mejor luchar entre nosotras, que trabajar unidos por la paz de géneros.
  3. Reprimimos lo que sentimos y no lo decimos, lo ocultamos, por miedo a estar en desv Luchamos por tener el poder en la relación y nos fijamos donde estará el fallo para echarlo en cara o protegernos del posible fracaso. Al comenzar una relación desde la desconfianza vemos al otro como enemigo siempre sospechando.
  4. Ponemos cualquier cosa por delante de una relación amorosa: el trabajo, el estatus, el dinero, la hipoteca, unas vacaciones que luego deseas mostrar en tus redes sociales lo guay que eres pero no te lo crees ni te sientes pleno con la persona que tienes al lado.
  5. Aunque estas insatisfecho con su situación actual, en el fondo estas cómodo y no buscas alternativas de cambio.
  6. Prejuicios por tus creencias con respecto a si tienes una edad determinada o ciertos complejos que crees puedan ser una traba para que alguien se fije en ti. Que si estas separado por que tienes hijos, que si pasas de los 50 ya no encontrarás el amor, etc.
  7. Miedo a lo que opinarán de ti, cuando necesitas la aprobación de los demás para dar cualquier paso en su vida, les das a ellos el poder sobre tus pasos.

¿Cómo aliarte contigo?

1. Define tus metas y sueños. Ten claras tus necesidades y valores personales, haz que formen un equipo.

2. Desarrolla buenos hábitos. Con rutinas que te den seguridad y te favorezcan avanzar.

3. Anula las distracciones de tu vida. Pon en limite tus redes sociales, móvil, amistades negativas o todo aquello que te reste energía.

4. Rodéate que personas y situaciones que tengan que ver con tus inquietudes y aficiones, busca donde inspirarte y adorna tu vida con cosas que sean de tu agrado.

5. Invierte en tu Inteligencia Emocional, es decir, ten más autoconsciencia, autocontrol, empatía por los demás y sé más asertivo.

 

Articulo escrito 10 mayo 2019 para La Voz de Galicia. Edición Lugo

Enlace

Back to top
Abrir chat