LOS EXCESOS DE ROMA

LOS EXCESOS DE ROMA

LOS EXCESOS DE ROMA 469 1280 AnaCastroLiz

Vuelve el ARDE LUCUS, la fiesta lucense más cultural, y con ella las costumbres romanas

 

La fiesta de Arde Lucus tiene el objetivo de rememorar y recrear su pasado romano y durante un largo fin de semana vuelve nuestra ciudad a viajar al pasado con todo tipo de actividades festivas y culturales. Al recordar cómo vivían antiguamente, nos trae a la memoria que en Roma la mujer era considerada inferior al hombre, nacía libre pero no ciudadana y no podía votar ni ocupar cargos públicos, de ella se esperaba que se casara y tuviera descendencia, cuidara de la casa y educara a sus retoños.

La violencia machista estaba al orden del día, sin ir más lejos en el conocido relato de “El Rapto de las Sabinas” es cuando los primeros romanos se dieron cuenta de que apenas había mujeres que les dieran hijos, y encontraron una solución en ir al pueblo de al lado a raptar a sus mujeres.

Era una sociedad absolutamente machista. Se justificaban en los episodios mitológicos repletos de violencia sexual y psicológica que los dioses ejercían sobre las diosas y heroínas, “cosificándolas” como parte de la decoración que el orden patriarcal generaba y ha perpetuado hasta nuestros tiempos.

Muchas mujeres romanaseran tratadas como pura mercancía. Los romanos fueron los primeros que promovieron el comercio sexual. Se llegaron a registrar 32.000 prostitutas oficiales a principios de siglo II en Roma, ya que, para ellos, era un negocio fundamental para preservar el orden y evitar que las mujeres no fueran adúlteras o violadas, lo hacían aprovechándose de las esclavas que las obligaban a prostituirse.

Violencia de género, misoginia, trata de personas, mujer sin oficios, ¿te suena a algo a la sociedad actual? Había algunas mujeres libres, que estaban más amparadas por las leyes, pero también las había esclavas, como las prostitutas, que carecían de derechos. Repasando estos detalles tan importantes y que pueden explicar muchas cosas sobre nuestro comportamiento en las relaciones de pareja, vamos a meternos en faena sobre el legado más oscuro que también nos ha dejado la Roma más excesiva.

Orgías y Bacanales

Se sabe que las “orgías” es a lo que se llama tener actividad sexual en grupo y el término “bacanal romana” hace referencia a fiestas desenfrenadas en honor al Dios Baco, en la que los asistentes comían, bebían, hablaban y se divertían, pero sin haber obligatoriamente connotación sexual alguna y, por lo tanto, deberíamos de dejar de usar el término “bacanal” para referirnos al sexo grupal porque no es lo mismo.

El término orgía surge a partir de la Edad Media cuando desde el catolicismo se intentó denostar todo aquello que provenía del paganismo romano y, por tanto, aprovecharon para tergiversar la historia romana señalando que las celebraciones en honor a Baco eran fiestas grupales dedicadas al sexo y el desenfreno.

Matrimonio

La edad de matrimonio para las mujeres era de doce años, esto se conoce porque se conservan restos epigráficos de niñas fallecidas con tan solo nueve o diez años que habían muerto en el parto. Octavia, la primera mujer de Nerón se casó con unos once años, y Agripina, su madre con doce. Muchas veces estas bodas se concertaban con hombres mayores que ellas, que se casaban en segundas nupcias, y estaban acostumbrados a abusar de esclavas o acudir a prostitutas. Si una mujer no aceptaba un matrimonio, se consideraba como un delito, castigado con el destierro o la muerte.

Sexualmente: Activos o Pasivos

La sexualidad romana no puede comprenderse dentro de las categorías actuales, ya que no existía un concepto de heterosexualidad, homosexualidad o bisexualidad como podemos encajar en la actualidad, sino una jerarquización, que condicionaba como se comportaban sexualmente: si eran activos o pasivos. Así, las personas de mayor rango tenían que ejercer una sexualidad activa que eran: los hombres libres, ciudadanos y patronos, frente a los subordinados, que “recibían” el sexo pasivamente como: las mujeres, los esclavos, etc. Esto se refería tanto a la iniciativa como a quién penetraba e, incluso, a quién se movía o a las posturas. Para los romanos, que era una sociedad profundamente patriarcal, el elemento inferior por naturaleza era la mujer.

 

Fellatores

La penetración sexual vaginal era sobre todo un asunto propio de la sexualidad de la pareja, con el propósito de crear vida. La sodomía y el sexo oral eran una forma de evitar estas consecuencias. Una esposa no tenía que practicar sexo oral. Esa tarea estaba reservada para prostitutas y esclavos de ambos sexos. Tanto los fellatores como la fellatrices eran socialmente despreciados; estos términos fueron usados como insultos a quién practicaba el sexo oral.

El cunnilingus era considerado degradante porque la postura que tenía que hacer una persona para practicarla era humillante, como si fuera un perro.

 

Prostitución

En su mayoría, eran mujeres esclavas, utilizadas para satisfacer hasta la extenuación. La prostitución era un elemento normalizado en la vida cotidiana, con burdeles en el centro de la ciudad y una amplia presencia de prostitutas callejeras, que se situarían en torno a las termas, foros y edificios de espectáculos.

Eran frecuentes los embarazos no-deseados y posteriores abortos, o el “infanticidio” que ejecutaban al feto según daban a luz. Las fosas con restos de neonatos, han sido encontrados en un gran numero siglos después, cercanos a burdeles cercanos.

 

Con todo esto podemos concluir que los romanos, fueran ciudadanos, guerreros, sirvientes, comerciantes o esclavos practicaban una sexualidad repleta de excesos, narcicismo y desigualdad que ha causado una cierta influencia en nuestra sociedad y que ha servido de inspiración para películas pornográficas o crear fantasías de mucho tipo y también de sexo grupal, puedes quedarte con la parte más lúdica pero acuérdate que nos han dejado un legado puramente violento y dictatorial que nadie necesita revivir.

Artículo escrito 11 junio 2022 para El Progreso de Lugo

Dejar una Respuesta

Back to top